2 de diciembre de 2014

¿Por qué Thom Yorke distribuyó su disco en BitTorrent?

Hace unos meses, Thom Yorke se lo puso difícil a algunos de sus seguidores con su nuevo disco. En lugar de distribuirlo mediante un servicio de streaming o una tienda de música digital, el líder de Radiohead utilizó BitTorrent. En concreto BitTorrent Bundle, una plataforma de pago creada por la empresa que desarrolló, dio nombre y explota comercialmente este protocolo de intercambio de archivos. Mientras unos reaccionaron con extrañeza y les pareció una especie de tomadura de pelo, otros lo entendieron como un gesto de deferencia. Los agraciados fueron una porción de los aproximadamente 170 millones de usuarios que tiene este servicio en todo el mundo. El resultado fue que en menos de una semana Yorke consiguió un millón de descargas del disco, que se vendía por 6 dólares. Probablemente un negocio mucho más lucrativo que un lanzamiento tradicional en iTunes.



En cuestión de días, la industria de la música cambió radicalmente su visión sobre esta clase de servicios y los que lo utilizan. Hasta hace nada era considerado un nido de piratas y de aficionados a la música desagradecidos, que ante todo no estaban dispuestos a pagar por nada y marcados con un punto de mira por las sociedades de gestión de todo el mundo. El músico inglés quitó la venda a mucha gente muy probablemente en  la colaboración de la empresa, que es de suponer que le habría proporcionado información privilegiada sobre el perfil de sus usuarios. ¿Qué sabía Thom Yorke que no sabían lo demás? Pues seguro que conocía los resultados de un estudio que hizo público BitTorrent hace unos días, en el que han participado unas 2500 personas.


La conclusión es que sus usuarios están más dispuestos a pagar por contenidos que un internauta medio. Un 50% de los encuestados compra música habitualmente cada mes y están muy por encima de la media en lo que respecta a tener cuentas de pago en servicios de música. Pero quizás lo más sorprendente es que un 45% dice comprar todavía música en CD y hay un 10% que afirma que lo hace en formato vinilo. En lo que respecta a las cantidades que desembolsan, BitTorrent dice que sus usuarios gastan una media de 48 dólares en música al año con un 31% que pasa de los 100 dólares. Con estas cifras, que no dejan de ser datos oficiales que proporciona la empresa y que siempre hay que poner en tela de juicio, está claro que Thom Yorke es más un ávido estadista que un aventurero. Sus tan mediáticas estrategias comerciales son movimientos calculados al milímetro. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario