30 de diciembre de 2014

Cinco historias que resumen el negocio de la música digital en 2014

BitTorrent, un gigante silencioso donde vender música con éxito

Tanto en solitario como al frente de Radiohead, Thom Yorke es especialista en experimentar con nuevas vías para distribuir su música. En 2014 inauguró la plataforma de pago de BitTorrent, BitTorrent Bundle, donde ofreció su disco “Tomorrow Modern Boxes” a cambio de 6 dólares por desbloquear el álbum completo. El resultado fueron más de 4 millones de descargas, aunque no se han ofrecido datos exactos del dinero que ha generado. Los rumores hablan de que el inglés ha ganado más de un millón de dólares. ¿Yorke es un tío con suerte? Más bien un buen estadista. Hace poco supimos que esta plataforma supera los 170 millones de usuarios y que están más dispuestos a pagar por contenido que un internauta medio.


Apple compra Beats y se prepara para el streaming

La empresa de Cupertino se gastó 3000 millones de dólares en este servicio de música a la carta y su división de fabricación de auriculares. Ahora que sus ventas de canciones caen -un 14% este año- y el streaming crece toca adaptarse a los nuevos hábitos. Puede parecer un paso arriesgado pero para Apple es un asunto crucial tener un lugar destacado en el mundo del consumo de música: con el iPod o el iTunes hicieron un negocio redondo. ¿Cómo será el nuevo Beats? Todos los medios de tecnología dan por hecho que las listas de reproducción creadas por el equipo de editores de la plataforma seguirán siendo su punto fuerte. Se ha hablado de que la suscripción mensual costará menos que la de competidores como Spotify. Y el último rumor llega desde el New York Times: tendrá lanzamientos discográficos exclusivos.




Pono despierta el interés por el sonido HD

A Neil Young se le metió entre ceja y ceja que la música digital tenía unos estándares de calidad de sonido muy bajos y puso en marcha Pono, un reproductor con su plataforma de venta de música en HD cuyo lanzamiento vía campaña de financiación colectiva fue un éxito rotundo: recaudó 6,2 millones de dólares. Tras sus pasos han ido apareciendo diferentes servicios de streaming (Deezer Elite, Tidal), otros dispositivos (Sony) o nuevas tecnologías (MQA) que lanzan un discurso similar para intentar convencernos de que lo que se nos ha ofrecido hasta ahora no era suficiente. Aunque sobre el papel se trata de una corriente beneficiosa para al aficionado a la música, cuesta no ver detrás intereses comerciales y mucho esnobismo.

U2 y iTunes inventan una modalidad de spam

El grupo de Bono y Apple querían revolucionar la forma de lanzar un disco pero en realidad se metieron en un lodazal. Itunes colocó en los dispositivos de todos sus usuarios una copia del último disco de U2 por defecto. Las quejas y el ruido en las redes sociales fueron tan grandes que tuvieron que crear una web donde explicaban cómo desinstalar el álbum. Pese a la mala imagen parece que consiguieron que 81 millones de personas lo escucharan. Es de suponer que el impacto llega para llenar otra gira de estadios con decenas de miles de personas cada noche. Mientras que para Apple -en pleno desarrollo del nuevo Beats- la acción le daría pistas de qué caminos no deben seguir en el futuro. Crisis con final feliz.


YouTube se desenmascara y se convierte en servicio de música

Durante años, la plataforma de video de Google era un maná para los aficionados a la música. Entre sus archivos se encontraban decenas de miles de discos que, en muchos casos, ni siquiera estaban disponibles en plataformas como Spotify. Se convirtió en un enorme servicio de streaming con 210 millones deusuarios habituales, según datos de la consultora MIDIA. Pero en 2014 YouTube ha diseñado un nuevo campo de acción con YouTube MusicKey, servicio de pago que permite tener audio y video en modo offline. Su llegada destapó la política y las malas maneras de esta división de Google hacia los creadores de contenido. Las condiciones que ofrecieron a los sellos indies eran mucho peores que las que acordaron con las tres grandes discográficas. Al final hubo acuerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario