30 de diciembre de 2014

Cinco historias que resumen el negocio de la música digital en 2014

BitTorrent, un gigante silencioso donde vender música con éxito

Tanto en solitario como al frente de Radiohead, Thom Yorke es especialista en experimentar con nuevas vías para distribuir su música. En 2014 inauguró la plataforma de pago de BitTorrent, BitTorrent Bundle, donde ofreció su disco “Tomorrow Modern Boxes” a cambio de 6 dólares por desbloquear el álbum completo. El resultado fueron más de 4 millones de descargas, aunque no se han ofrecido datos exactos del dinero que ha generado. Los rumores hablan de que el inglés ha ganado más de un millón de dólares. ¿Yorke es un tío con suerte? Más bien un buen estadista. Hace poco supimos que esta plataforma supera los 170 millones de usuarios y que están más dispuestos a pagar por contenido que un internauta medio.


Apple compra Beats y se prepara para el streaming

La empresa de Cupertino se gastó 3000 millones de dólares en este servicio de música a la carta y su división de fabricación de auriculares. Ahora que sus ventas de canciones caen -un 14% este año- y el streaming crece toca adaptarse a los nuevos hábitos. Puede parecer un paso arriesgado pero para Apple es un asunto crucial tener un lugar destacado en el mundo del consumo de música: con el iPod o el iTunes hicieron un negocio redondo. ¿Cómo será el nuevo Beats? Todos los medios de tecnología dan por hecho que las listas de reproducción creadas por el equipo de editores de la plataforma seguirán siendo su punto fuerte. Se ha hablado de que la suscripción mensual costará menos que la de competidores como Spotify. Y el último rumor llega desde el New York Times: tendrá lanzamientos discográficos exclusivos.

23 de diciembre de 2014

Tapely.com, la idea de los recopilatorios en casete trasladada con mimo a los tiempos de Internet

Cambian los formatos o las herramientas que utilizamos, pero no desaparece el bonito de detalle de elaborar una lista de canciones pensada para que sea escuchada por otra persona. Su función puede ser de lo más dispar: introducirla en un género que no conoce, hacerle llegar algún tipo de mensaje o simplemente compartir con ella la emoción que a su autor le produce cierta música. Apoyada en esa idea tan mascada llega Tapely, una herramienta web para elaborar playlists con ciertas funcionalidades que le quitan el toque impersonal a esta labor en el marco de Internet.



Permite agregar material de YouTube o Soundcloud cortando y pegando un link o haciendo búsquedas directamente en su web. Una vez hecha la selección puedes escoger imágenes en tu ordenador o en plataformas como Instagram o Flickr para acompañarla. Otros ajustes que permite son los de seleccionar el tipo de fuente o colores. Además, las listas de canciones se pueden compartir en redes sociales. En general, el proceso es bastante sencillo y ágil, aunque el diseño de su editor no es todo lo vistoso que cabe esperar.

22 de diciembre de 2014

Una encuesta para mejorar el blog

Apps musicales del 2014

No están todas las que son ni son todas las que están. Tampoco calificaría a las seis como imprescindibles, como suele hacerse cuando se intenta resumir lo que ha dado de sí el año en el mundo de las aplicaciones. Pero que me parta un rayo si aquí no hay diversión, historias, divulgación, imaginación y un montón de cosas más que potencian la música.

Lógicamente, WhoSampled no se ha estrenado en 2014, pero su llegada a Android es una buena excusa para hablar de ella, ya que es quizás lo más valioso que este medio ha dado a los aficionados a la música.

19 de diciembre de 2014

Pacemaker presenta Autopilot: una radio de Spotify acercándose a Mixcloud

Una de las mejores noticias que ha dado 2014 para la gente que se dedica a hacer sesiones de pinchadiscos de forma amateur ha sido Pacemaker, la primera app para iPad que permitió utilizar el catálogo de Spotify y mezclar sus canciones con otra alojadas en el dispositivo. Más tarde siguió sus pasos Djay 2, que precisamente esta semana ha lanzado la primera versión para ordenadores Mac con esa funcionalidad. Pero no se le acerca en lo que respecta a facilidad de manejo o diseño.

A pesar de la buena acogida de su aplicación, la compañía fundada por Jonas Norberg no se ha dormido en los laureles y ha seguido trabajando en los últimos meses para que su herramienta pueda ser atractiva para más y más gente. Su última versión, presentada hace unas horas, trae una opción tremenda que además puede cubrir cosas que Spotify no ofrece.

Se trata de Autopilot, con la que a partir de una lista de reproducción o un par de canciones que has seleccionado empieza a hilar música y a crear una sesión de forma automática analizando las características de cada tema y mezclándolos con otros que bajo su criterio le pegan. Lógicamente, permite ajustar algunos aspectos, como el estilo o los BPMs. Además, puedes pasar de canción las veces que quieras.


18 de diciembre de 2014

¿Acabaremos pagando en Bandcamp a un sello para tener todos sus discos?

Bandcamp nos tiene acostumbrado a movimientos lentos pero seguros. Sin embargo, en este final de año parece que ha acelerado el paso. Si hace alrededor de un mes anunciaba el lanzamiento de un servicio de suscripción, y poco antes había integrado el vídeo en su plataforma, ayer presentaba un plan para discográficas: Bandcamp For Labels. Con él se pueden controlar las estadísticas de varios artistas, tener un único espacio para vender el merchandising y controlar también los pagos desde un único lugar.

Los primeros en utilizar el servicio son Daptone (Sharon Jones & The Dap Kings, Antibalas), Sub Pop (Beach House, Fleet Foxes, Sleater Kinney) o ANTI- (Tinariwen, Daniel Lanois, Jolie Holland), entre otras empresas conocidas. Supone un movimiento que, sin traicionar a la filosofía de transparencia de Bandcamp, intenta responder a una demanda que les llegaba de algunas compañías. Pero su fundador, Ethan Diamond, deja claro que no es un guiño a las multinacionales y seguirán centrados en trabajar con las independientes, tal como ha manifestado en esta entrevista.

15 de diciembre de 2014

Vinilo en 2014: algo más que récords de ventas

En Estados Unidos e Inglaterra el vinilo ha batido en 2014 récords de ventas. En España se espera que la cosa vaya por el mismo camino. Pero quedarse únicamente en ese tipo de datos es enfocar una mínima parte de lo que está pasando con ese formato, que más allá del discurso de los puristas describe muy bien una época en lo que se refiere a consumo de música y a la creatividad de los artistas.

A continuación una imagen interactiva con alguna de las historias chulas que, alrededor del formato, he visto a lo largo del año.



12 de diciembre de 2014

WhoSampled: la información sobre samples convertida en negocio

Es muy común que las listas que nos recomiendan aplicaciones móviles que "debes tener en tus dispositivos", entre alguna de productividad o de fotografía, aparezca WhoSampled. De hecho, si hiciéramos un escrutinio para descubrir las que salen más a menudo relacionadas con el mundo de la música es probable que ocupara un lugar destacado, empatada con Spotify. En realidad, no tiene mucho sentido que estén al mismo nivel porque no va dirigida al mismo público.

WhoSampled es una enorme base de datos con información de unas 300000 composiciones y los detalles de los fragmentos de otras canciones que fueron utilizados en su creación. Además, ofrece escucha de la mayoría mediante vídeos de YouTube, relata quienes fueron los compositores y recoge las versiones que se han realizado de ellas. Es un tesoro para gente que quiere saber algo más de su música favorita, sobre todo si está relacionada con el mundo de la electrónica o el hip hop.


11 de diciembre de 2014

SoundCloud permite crear listas de reproducción en su app de iPhone

Varias veces he hablado de la transformación que está llevando a cabo SoundCloud, un servicio que en sus inicios podía parecer una buena herramienta para acortar distancias entre artistas y público. El tema vuelve una y otra vez porque el giro -el objetivo es convertirse en un instrumento para descubrir y escuchar música, enfocado en el público y lanzado a tumba abierta en búsqueda de la rentabilidad- está siendo progresivo.


10 de diciembre de 2014

Grooveshark garantiza su futuro: en enero lanza una radio tipo Pandora

Hace unas semanas, leía un artículo donde se recogía un runrún dentro de la industria de la música que aseguraba que Grooveshark tenía los días contados y que no pasaría de la Navidad. Son informaciones que se repiten desde hace años, pero que parecen más creíbles que nunca después de que la empresa fuera considerada culpable de violación de derechos de copyright el pasado mes de septiembre. Además, hay otro motivo para darle pábulo: el anuncio de que en enero va a abrir un negocio paralelo con el lanzamiento de un servicio de radio similar al que ofrece Pandora, que con 200 millones de usuarios se ha convertido en un gigante del negocio de liOúsica digital.

La app que Google y Apple retiraron

Bop.fm para iOS: una app para compartir música en todos los servicios de streaming

Pocos mundos dentro de los contenidos digitales deben estar tan fragmentados como el de la música. Por mucho que Spotify pueda ser la plataforma de referencia, hay una nada desdeñable cantidad de gente utilizando otros, como Deezer, que en España tiene bastante presencia en los medios de música online. Si como usuario tienes especial interés en compartir canciones y que todo tu entorno pueda acceder a ellas, da igual el servicio que utilicen, Bop.fm es una buenísima solución. En concreto, me parece algo básico para cualquier tipo de publicación web.


5 de diciembre de 2014

Encuesta en Inglaterra: la mayoría de los grupos quieren un contrato discográfico

Parece que fue ayer cuando se decía que Internet iba a eliminar intermediarios, creando un mundo donde los artistas tendrían una remuneración más justa por sus grabaciones y las numerosas anécdotas sobre contratos discográficos leoninos desaparecerían de los libros de historias del rock. Lo cierto es que hoy la relación entre los grupos y su público, si bien es más sencilla y directa, tiene más intermediarios que nunca, como son las distribuidoras digitales, las empresas de hosting o las telecos, que se han sumado a las editoriales o las fábricas de discos físicos, entre otros. Y como consecuencia de este marco, donde se mezclan viejas y nuevas figuras, han aparecido nuevos conflictos, como la reivindicación de un reparto de beneficios más justo y una mayor transparencia en los servicios de streaming.



Aunque hay artistas que se mueven a las mil maravillas en este entorno, no se puede decir que sea precisamente más manejable y sostenible. De ahí que pervivan fórmulas del viejo negocio, como constata un estudio realizado por la publicación inglesa Unsigned Guide con la colaboración de IFPI, donde se afirma que la mayoría de los grupos siguen teniendo como objetivo conseguir un contrato discográfico. El trabajo fue realizado el pasado mes de septiembre consultando a 128 artistas, de los que el 70% afirmó querer un contrato. Los datos han salido a relucir ahora en el marco del informe “How Record Label Invest”, encargado por IFPI y WIN, dos organizaciones que son parte interesada en que la figura de la discográfica no desaparezca, claro. 

Más información en IFPI y Digital Music News

2 de diciembre de 2014

¿Por qué Thom Yorke distribuyó su disco en BitTorrent?

Hace unos meses, Thom Yorke se lo puso difícil a algunos de sus seguidores con su nuevo disco. En lugar de distribuirlo mediante un servicio de streaming o una tienda de música digital, el líder de Radiohead utilizó BitTorrent. En concreto BitTorrent Bundle, una plataforma de pago creada por la empresa que desarrolló, dio nombre y explota comercialmente este protocolo de intercambio de archivos. Mientras unos reaccionaron con extrañeza y les pareció una especie de tomadura de pelo, otros lo entendieron como un gesto de deferencia. Los agraciados fueron una porción de los aproximadamente 170 millones de usuarios que tiene este servicio en todo el mundo. El resultado fue que en menos de una semana Yorke consiguió un millón de descargas del disco, que se vendía por 6 dólares. Probablemente un negocio mucho más lucrativo que un lanzamiento tradicional en iTunes.