6 de noviembre de 2014

Ni Spotify son tan malos ni Apple es un servicio público

En el negocio de la música las cosas no son blancas o negras. Conviene recordarlo aunque parezca una obviedad. Sobre todo después de ver cómo una editorial que representa los intereses de más de 6000 artistas, entre ellos estrellas como Paul McCartney, Nick Cave, Lenny Kravitz o Busta Rhymes, haya expuesto que para ellos Spotify es una fuente de ingresos más importante que iTunes. Al menos así ha sucedido en el continente europeo durante los primeros meses del 2014, periodo en el que la plataforma sueca ha reportado un 13% más de beneficios que la tienda de Apple, cambiando las tornas con respecto a lo que sucedió el año anterior durante el mismo tramo.


Esos datos pueden no decir nada a alguien que está metido en el negocio discográfico, donde saben que iTunes es un globo pinchado desde hace tiempo: en España sus descargas nunca han supuesto una fuente de ingresos relevante, pero es que además está perdiendo presencia frente al streaming, convertido en la forma de consumo de música digital dominante. Sin embargo no son algo baladí desde la perspectiva del consumidor y su relación con los medios, que cada dos meses se hacen eco de las quejas de un artista sobre lo malos que son en Spotify y en cambio sacan continuamente noticias sobre Apple como si se tratara de un servicio público. El espíritu crítico que le aplauden de unos se lo guardan cuando toca enfocar las notas de prensa de otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario