21 de octubre de 2014

La pista de baile como una red social: KUVO y RADR

Mientras en el mundo de la música pop-rock hay poco menos que una cruzada contra los teléfonos móviles en los conciertos, el negocio de la electrónica camina convencido hacia un mundo donde esos dispositivos sean parte importante de las sesiones de pinchadiscos. En el pasado Amsterdam Dance Event, Pioneer y Dj Club Network presentaron su remozado Kuvo, una plataforma donde djs, clubes y aficionados se pueden dar de alta para recibir y mandar información en tiempo real. La conocida empresa de aparatos musicales ha puesto a disposición de este proyecto unos dispositivos que se instalan en la sala, con los que los artistas podrán publicar información sobre la música que están poniendo de forma instantánea. Mientras que los usuarios podrán registrarse en la comunidad de djclubnetwork.com para consultarla, compartir imágenes, seguir a gente, artistas o espacios y recibir playlist, tanto desde el ordenador como desde las aplicaciones móviles para iOS y Android que han creado.


Inicialmente, se trababa de un negocio redondo donde Pioneer requería que todo el equipo técnico, como mesa y reproductores, fueran fabricados por ellos y la comunidad on-line es de suponer que explotaría la información que compilaba. Pero se ve que el proyecto y su futuro son algo que todavía se está madurando porque hace muy poco se ha sabido que la plataforma está trabajando para abrir su sistema a otras ideas similares, sin necesidad de tener sus equipos. Ya están colaborando con RADR, por ejemplo, el software gratuito apadrinado por Richie Hawtin que permitía publicar mediante una cuenta de Twitter lo que un DJ está reproduciendo, siempre que utilice Traktor o Ableton Live. Su primer paso conjunto será un plugin que permitirá conectar Traktor con Kuvo.



Vamos, que el mundo del “big data” desembarca con todas sus naves en el mundo de la música de baile: ya hay casi 250 clubes con Kuvo instalado y 25 están en España. A priori puede ser una buena idea para acortar distancias entre el artista y sus seguidores; un espacio hecho a medida para una escena con rasgos propios. Pero habrá que ver qué consecuencias tiene sobre la sesión como un espacio ritual, donde vas a meterte de lleno en la música, dejarte llevar por ella y no te importa tanto lo que sucede alrededor. ¿Podrían llegar a ser los móviles algo igual de molesto e invasivo en ese contexto que en el los conciertos de rock?  

Web de KUVO y web de RADR

No hay comentarios:

Publicar un comentario