30 de octubre de 2014

Sort Your Music, listas de Spotify organizadas por las características de sus canciones

Fuera de los servicios de streaming, no son pocas las herramientas que analizan las canciones de forma quirúrgica en base a criterios como su morfología o su sonido. Pero esa clase de proyectos suelen ser una curiosidad más que algo que podamos aplicar a nuestra forma de consumir música. Una dinámica que se rompe con Sort Your Music.



Esta web creada por la compañía The Echo Nest permite a los usuarios de Spotify organizar sus listas de reproducción según criterios como lo bailable de las canciones, la duración, sonoridad, energía, acústica o popularidad. Para utilizarla basta con loguearse y permitir al servicio hacer modificaciones en tu música.



Cuando seleccionas una playlist, Sort Your Music te deja visualizarla en forma de columnas donde escoges qué quieres aplicar y tienes un botón para guardarlo. Se trata de una herramienta que puede tener su valor, siempre que tengas tiempo y quieras cuidar hasta el más mínimo detalle, para crear listas que van a sonar en espacios públicos o eventos.

Web de Sort Your Music

22 de octubre de 2014

BCReommender, ¿quién dijo que Bandcamp no tiene recomendación de música?

Por tener unas comisiones por debajo de los precios de mercado o pensar en los artistas sin olvidar a los fans, Bandcamp es la mejor plataforma para vender música en este momento. Sólo en el último mes, el servicio creado por Ethan Diamond a repartido 3 millones de dólares, al parecer. Pero a pesar de que suele recibir más alabanzas que críticas, siempre hay algún lamento sobre las funcionalidades con las que no cuenta, como el hecho de que no permite subir tu colección de archivos en mp3 a su aplicación móvil o que no tiene herramientas de recomendación.


Esta última crítica ha dejado de tener sentido con BCRecommender, una web creada por el usuario Yanir, un programador australiano sin vínculos profesionales con el servicio que la ha hecho por amor al arte. Dando tu nombre de perfil (o colocando en su buscador a cualquier otro usuario) realiza recomendaciones de artistas similares a los que has comprado o están en tu lista de deseos. También tienen en cuenta a los usuarios que sigues y lo que a ellos le interesan. Al tratarse de un proyecto creado sin ánimo e lucro, BCRecommender no se va a actualizar muy a menudo. Pero funciona bien, cumple sus objetivos y, al fin y al cabo, es un primer paso.


Web de BCRecommender


21 de octubre de 2014

La pista de baile como una red social: KUVO y RADR

Mientras en el mundo de la música pop-rock hay poco menos que una cruzada contra los teléfonos móviles en los conciertos, el negocio de la electrónica camina convencido hacia un mundo donde esos dispositivos sean parte importante de las sesiones de pinchadiscos. En el pasado Amsterdam Dance Event, Pioneer y Dj Club Network presentaron su remozado Kuvo, una plataforma donde djs, clubes y aficionados se pueden dar de alta para recibir y mandar información en tiempo real. La conocida empresa de aparatos musicales ha puesto a disposición de este proyecto unos dispositivos que se instalan en la sala, con los que los artistas podrán publicar información sobre la música que están poniendo de forma instantánea. Mientras que los usuarios podrán registrarse en la comunidad de djclubnetwork.com para consultarla, compartir imágenes, seguir a gente, artistas o espacios y recibir playlist, tanto desde el ordenador como desde las aplicaciones móviles para iOS y Android que han creado.


Inicialmente, se trababa de un negocio redondo donde Pioneer requería que todo el equipo técnico, como mesa y reproductores, fueran fabricados por ellos y la comunidad on-line es de suponer que explotaría la información que compilaba. Pero se ve que el proyecto y su futuro son algo que todavía se está madurando porque hace muy poco se ha sabido que la plataforma está trabajando para abrir su sistema a otras ideas similares, sin necesidad de tener sus equipos. Ya están colaborando con RADR, por ejemplo, el software gratuito apadrinado por Richie Hawtin que permitía publicar mediante una cuenta de Twitter lo que un DJ está reproduciendo, siempre que utilice Traktor o Ableton Live. Su primer paso conjunto será un plugin que permitirá conectar Traktor con Kuvo.



Vamos, que el mundo del “big data” desembarca con todas sus naves en el mundo de la música de baile: ya hay casi 250 clubes con Kuvo instalado y 25 están en España. A priori puede ser una buena idea para acortar distancias entre el artista y sus seguidores; un espacio hecho a medida para una escena con rasgos propios. Pero habrá que ver qué consecuencias tiene sobre la sesión como un espacio ritual, donde vas a meterte de lleno en la música, dejarte llevar por ella y no te importa tanto lo que sucede alrededor. ¿Podrían llegar a ser los móviles algo igual de molesto e invasivo en ese contexto que en el los conciertos de rock?  

Web de KUVO y web de RADR

17 de octubre de 2014

Cables #23: Etimología del EDM; patrimonio sonoro en el Smithsonian y una empresa luchando contra los móviles en conciertos

-Etimología del EDM. Un artículo que desde una perspectiva USA pone en contexto la etiqueta.

-Mantener el patrimonio sonoro en la Librería del Congreso y el Smithsonian Museum: una carrera contra el tiempo y las dudas ante los avances tecnológicos.

-La impresión 3D va a cambiar la forma en la que hacemos música: instrumentos a medida, adaptados a las características del interprete, todo tipo de customizaciones...

-Esta semana se está celebrando el Amsterdam Dance Event. Spotify ha echado un vistazo a lo que escuchas sus usuarios en ese país y, en efecto, la música de baile, la electrónica y el pop cercano a esos sonidos tiene muchísima presencia.

-The Amp, un dispositivo que se acopla como si fuera una funda al iphone pero que en realidad es un DAC, un miniequipo de sonido con sus altavoces y una batería adicional para el teléfono.

-¿Sabes que hay una empresa que se dedica a impedir que la gente use el teléfono en los conciertos? Está afincada al ladito de Silicon Valley y aquí explican cómo trabajan. Una pista, usan algo parecido a una camisa de fuerza para teléfonos.

-Lo que los datos sobre el streaming en 2014 nos están diciendo. Un análisis de Mark Mulligan, que finaliza con una frase que todos sabemos: adaptarse o morir.

Los caminos divergentes de Soundcloud y Bandcamp

Hubo un momento en el que podían considerarse como dos alternativas diferentes para el mismo fin: ofrecer streaming de canciones de una forma sencilla y acortar los caminos que separaban al artista de sus seguidores. Pero con el tiempo los dos servicios se han ido alejando hasta colocarse en puntos muy alejados el uno del otro. Casi enfrentados.


Por un lado, Bandcamp se consolida todavía más como herramienta para artistas que controlan su carrera y quieren ofrecer en un mismo lugar música en escucha y vender merchandising. Además con la ventaja de que la comisión está por debajo de lo que suele ser habitual en estas plataformas. Lo último de la empresa americana es permitir a sus usuarios PRO subir a los perfiles vídeos en HD, que se pueden compartir y embeber. Cierran el círculo. Además, está trabajando para que los grupos puedan vender suscripciones a su material.

Mientras, Soundcloud está empantanada en su travesía para convertirse en un servicio para descubrir y escuchar música a nivel masivo, olvidando a los usuarios y pensando en competir con Spotify. Se ha filtrado que sus negociaciones con las tres grandes discográficas han fracasado. Todo ello después de plegarse ante Universal, a la que dieron autoridad para bloquear directamente a los usuarios que violaban la propiedad intelectual.


Esta situación es un freno importante a otros proyectos, como el de integrar publicidad en su plataforma y pagar a cierta élite de artistas por las reproducciones de su música. Precisamente dos asuntos que enfurecieron a muchos de sus usuarios por discriminatorios e invasivos. Muchos ya hablan de mudarse a otros servicios. Hace unos días comentábamos las que por ahora son las dos alternativas más serias: Thefuture.fm y Hearthis.at.

16 de octubre de 2014

Spring: una app musical para correr contaminada por la fiebre tecnológica que sufre el deporte

El instinto o las sensaciones parece que ya no sirven como guía para hacer deporte. Nos han invadido un arsenal de dispositivos que, aunque parezcan diseñados para atletas profesionales, tienen cada vez más presencia en el mundo de los aficionados, como los medidores de potencia para ciclistas o los sensores que registran la actividad de los corredores. Llegaron empujados por una fiebre por monitorizarlo todo que parece que está contaminando también aspectos a priori secundarios, como la música que escuchamo mientras realizamos la actividad física. Es inevitable pensar en ello al acercarse a Spring, una aplicación para iOS que ofrece listas de reproducción adaptadas al ejercicio.


Su manejo es sencillo. Lo primero es seleccionar el tipo de modalidad que estamos realizando. Después, con una prueba de treinta segundos tomando como referencia el acelerómetro del dispositivo, empieza a hilar una lista de canciones personalizada y adaptada a nuestro ritmo. Además tiene funciones para hacer un seguimiento de la rutina y compartir los datos (kilómetros, tiempo, calorías o la ruta) en redes sociales. Spring ofrece una versión gratuita que permite utilizarla durante cinco horas y luego tiene modalidades de pago, que van desde los 4.99 dólares al mes a los 24.99 dólares por un año.

Como solución a la que recurrir en algún momento puntual puede estar bien. Seguro que ayuda a sacarnos la pereza alguna vez. Pero siempre me ha parecido un poco perverso utilizar algo tan emocional, lleno de matices y abierto a significados como la música como mero combustible. De hecho, es realmente cómico ir a una clase de spinning y escuchar en ella ciertas letras, por ejemplo. Lo digo por experiencia propia. En realidad, esta clase de herramientas deberían tener una etiqueta que advierte que es para gente que no tiene demasiado interés en la música. En mi caso, sigo prefiriendo escuchar el ruido de mis pisadas o la goma de las ruedas sobre el terreno antes que cualquier canción. No hay nada que me motive más.

Web de Spring

14 de octubre de 2014

Un par de alternativas a Soundcloud

Soundcloud está realizando cambios importantes en su servicio. Son ajustes en su diseño y movimientos en despachos -como el de dar poderes a la discográfica Universal para cerrar cuentas- que tienen que ver con sus planes de futuro para hacer negocio. Se trata de asuntos que a una buena cantidad de sus usuarios le indignan e inquietan. De modo que no deben ser pocos los que están valorando la posibilidad de marcharse a otra plataforma.

Antes de dejarse llevar por la crispación, no viene mal echar un vistazo a las alternativas que, en mayor o menos medida, tienen funciones similares. Tal vez te desanime que ninguna sea idéntica o encuentres algo que te da más de lo que necesitas y te marches sin despedirte. Aquí van las dos que me han parecido más interesantes.

Hearthis.at

Los botones y la distribución de los elementos se lo ponen muy fácil al usuario de Soundcloud. Además, también permite dejar comentario en el reproductor. Pero Hearthis.at introduce soluciones interesantes que la plataforma alemana no tiene, como el mapa que permite localizar a otros usuarios y descubrir música cerca de ti.


Es barata -2 euros al mes en su versión pro, con ventajas en el diseño y capacidad ilimitada-. Además tiene aplicación móvil. Lo único que juega en su contra es que todavía es muy joven y no tiene el vigoroso movimiento de otros servicios. Pero se postula como la única que le puede hacer sombra a día de hoy.

Web de Hearthis.at

Thefuture.fm

Enfocada hacia el mundo de los pinchadiscos, permite subir sesiones y compartirlas. Más bien es una alternativa a Mixcloud. Pero con una enorme diferencia: paga por las reproducciones a todos los que suben su material y también a los artistas que aparecen en los mixes. Hay que recordar que Soundcloud tiene en marcha un programa para compensar a los músicos pero es únicamente para un pequeño grupo de elegidos.


Si no eres profesional, puedes crear un perfil de oyente, seguir las recomendaciones de la plataforma y usar su aplicación móvil.

Web de Thefuture.fm

YouTube o Bandcamp, ¿por qué no?

En realidad, si lo único que necesitas es alojar canciones en un sitio con un reproductor fácil de utilizar y que se pueda compartir, a lo mejor deberías dar un par de pasos hacia atrás y probar con YouTube o Bandcamp.

Lógicamente SoundCloud tiene un perfil de usuario que viene mejor a ciertos estilos relacionadas con la música de baile y la electrónica.

3 de octubre de 2014

Cables #22: análisis del lanzamiento de Thom Yorke, clubes de suscripción de vinilos y Sonido HD en streaming

-Estudio interesante si estás planteándote hacer una campaña de crowdfunding: análisis comparativo de los 50 proyectos más exitosos de Kickstarter durante 2013 en cada categoría. La música funciona mucho peor que la tecnología. Pero no le va tan justito como a la fotografía o la danza.

-¿El sonido HD es el futuro del streaming? Es lo que se preguntan en este artículo de Rolling Stone, después de los movimientos al respecto de Deezer o la expansión de WIMP. 

-Pandora organiza conciertos para sus empleados. Parte del pago al grupo es un jugoso paquete de datos sobre sus oyentes en el servicio, que cruza la información con información demográfica y códigos postales.

-Un repaso a algunos de los clubes de suscripción de vinilos en USA. Todos ofrecen algo más que un contenedor de música. Los hay que te dicen con qué bebida acompañar la escucha. Otros envían productos para cocinar. Y los más ortodoxos hacen un fanzine.

-Análisis del lanzamiento del disco de Thom Yorke. Enorme campaña de promoción para BitTorrent, que cuenta con una audiencia potencial que es como unir a Spotify, Bandcamp, Netflix y Hulu. La empresa está buscando certificación de la RIAA para que las listas de ventas incluyan sus datos.

1 de octubre de 2014

El Confidencial repasa la evolución de los gustos musicales en España... ¿centrándose en 40 Principales?

Proliferan los equipos de trabajo dedicados a realizar infografías y tratar, compilar y analizar datos en los medios españoles. Casi todos llevan el término "lab" en su nombre y, de vez en cuando, realizan algún proyecto relacionado con el mundo de la música. Los últimos en bucear por ese tema han sido los de El Confidencial, que han repasado todos los números 1 de 40 principales desde la llegada del formato a las ondas españolas -en una emisora local de Madrid en 1966- hasta la actualidad, que da nombre a una popular cadena de emisoras extendidas por toda nuestra geografía.



Se trata de un recorrido de 38 años -no 40 como indica el titular; mala manera de presentar algo que se supone que es un trabajo de precisión-, vendido como un repaso a los gustos musicales de los españoles durante ese periodo. Una idea totalmente disparatada porque es de sobra conocido que 40 principales no hace encuestas entre sus oyentes para escoger sus números 1 y siempre han tenido un papel de altavoces de los intereses de la grandes multinacionales de la industria discográfica. Además, tradicionalmente nunca han estado abiertos a ciertos estilos cuyo público es masivo pero no entra en sus criterios estéticos: caso del hip hop o el metal


Bueno, podría haber sido un pequeño desliz provocado por las prisas. Pero es que el trabajo viene acompañado de un texto que sirve de introducción y para explicar ciertos movimientos, supuestamente relevantes según la redactora. Abundan en él las frases hechas y afirmaciones a vuela pluma, como que el gusto de 40 se ha visto influenciado por las circunstancias sociales y políticas del país. En cambio, nada de explicaciones sobre el funcionamiento interno de la emisora, del método que utilizan para realizar su trabajo y de cómo ha ido cambiando. Un despropósito.

Puedes leer "Cuarenta años bailando pop... hasta que la industria cambió el ritmo" aquí.