24 de julio de 2014

El vinilo está vivo comercialmente y además sigue en desarrollo

El vinilo ha vuelto. Sólo en USA sehan vendido cuatro millones de unidades en los primeros seis mesesdel 2014, según las cifras que maneja Nielsen. Esos datos suponen un crecimiento de un 40% frente a lo registrado en 2013 durante el mismo periodo.

Pero su regreso también ha hecho florecer la inventiva de algunos artistas, que están probando cosas nuevas con un formato que ha seguido los mismos estándares desde hace 80 años, cuando en plena Gran Depresión se comercializó el primer disco de 12” de este material para girar a 33 revoluciones por minuto.

El perfil de estos pioneros es de lo más diverso: un rockero que parece venir de otra época, el líder de un grupo intentando sobrevivir al hype y colaborando con marcas o una audiófila que está exprimiendo las posibilidades de la tecnología de impresión 3-d.

El primer disco producido en serie con impresión 3-D

Kele Okereke (de Bloc Party) y su amiga Bobbie Gordon grabaron el año pasado una canción con fines benéficos. Se trataba de un proyecto patrocinado por una marca de bebidas alcohólicas. Se comercializó en formato físico en un vinilo fabricado con una impresora 3D. Es el primer lanzamiento discográfico producido de ese modo y se vendió exclusivamente durante una fiesta celebrada en Londres en diciembre pasado.


Amanda Ghassaei y sus experimentos

En realidad, el disco de Okereke y Brown no hubiera sido posible sin el trabajo de Amanda Ghassaei,  que hace un par de años creó una técnica para convertir la música digital en datos para imprimir en 3-D.


Hace discos de resina que se pueden reproducir en un plato normal. El resultado tiene una calidad de sonido que deja mucho que desear. Sin embargo, Ghassaei continúa trabajando y desarrollando ideas con una máquina de corte láser. Lo último es probar con nuevos materiales como la madera.


"Lazaretto", la vuelta de tuerca de Jack White

No todas los proyectos que expanden los límites del formato tienen relación con el 3-D o tecnologías punteras.  Jack White ha traído un par de innovaciones con una edición especial en vinilo de su último disco, "Lazaretto", utilizando técnicas que hubieran permitido hacerlo hace 40 años.

Se trata de una edición que funciona a tres velocidades (33, 45 y 78 rpm) dependiendo de donde dejes caer la aguja. Es el primer disco que tiene un lado con acabado en mate y el otro liso y en traer también un holograma; la mano de un ángel en su cara A. Algo que me trae a la memoria lo que hicieron los fineses Shogun Kunitoki con una luz estroboscópica y un vinilo coloreado. En esa misma cara, el brazo se desplaza en dirección contraria a lo que es habitual: del interior hacia el exterior. En el siguiente video, el propio White explica todos sus detalles.


No hay comentarios:

Publicar un comentario