24 de julio de 2014

El vinilo está vivo comercialmente y además sigue en desarrollo

El vinilo ha vuelto. Sólo en USA sehan vendido cuatro millones de unidades en los primeros seis mesesdel 2014, según las cifras que maneja Nielsen. Esos datos suponen un crecimiento de un 40% frente a lo registrado en 2013 durante el mismo periodo.

Pero su regreso también ha hecho florecer la inventiva de algunos artistas, que están probando cosas nuevas con un formato que ha seguido los mismos estándares desde hace 80 años, cuando en plena Gran Depresión se comercializó el primer disco de 12” de este material para girar a 33 revoluciones por minuto.

El perfil de estos pioneros es de lo más diverso: un rockero que parece venir de otra época, el líder de un grupo intentando sobrevivir al hype y colaborando con marcas o una audiófila que está exprimiendo las posibilidades de la tecnología de impresión 3-d.

El primer disco producido en serie con impresión 3-D

Kele Okereke (de Bloc Party) y su amiga Bobbie Gordon grabaron el año pasado una canción con fines benéficos. Se trataba de un proyecto patrocinado por una marca de bebidas alcohólicas. Se comercializó en formato físico en un vinilo fabricado con una impresora 3D. Es el primer lanzamiento discográfico producido de ese modo y se vendió exclusivamente durante una fiesta celebrada en Londres en diciembre pasado.


Amanda Ghassaei y sus experimentos

En realidad, el disco de Okereke y Brown no hubiera sido posible sin el trabajo de Amanda Ghassaei,  que hace un par de años creó una técnica para convertir la música digital en datos para imprimir en 3-D.


Hace discos de resina que se pueden reproducir en un plato normal. El resultado tiene una calidad de sonido que deja mucho que desear. Sin embargo, Ghassaei continúa trabajando y desarrollando ideas con una máquina de corte láser. Lo último es probar con nuevos materiales como la madera.


"Lazaretto", la vuelta de tuerca de Jack White

No todas los proyectos que expanden los límites del formato tienen relación con el 3-D o tecnologías punteras.  Jack White ha traído un par de innovaciones con una edición especial en vinilo de su último disco, "Lazaretto", utilizando técnicas que hubieran permitido hacerlo hace 40 años.

Se trata de una edición que funciona a tres velocidades (33, 45 y 78 rpm) dependiendo de donde dejes caer la aguja. Es el primer disco que tiene un lado con acabado en mate y el otro liso y en traer también un holograma; la mano de un ángel en su cara A. Algo que me trae a la memoria lo que hicieron los fineses Shogun Kunitoki con una luz estroboscópica y un vinilo coloreado. En esa misma cara, el brazo se desplaza en dirección contraria a lo que es habitual: del interior hacia el exterior. En el siguiente video, el propio White explica todos sus detalles.


23 de julio de 2014

Vulfpeck consigue su objetivo: sacan 20000 dólares con un disco en el que no suena nada

En pleno debate sobre lo poco que genera el streaming para los artistas, el grupo Vulfpeck lanzó enabril un disco en formato digital en el que no suena absolutamentenada. El objetivo era conseguir dinero suficiente para sufragar una gira. El medio para alcanzarlo eran los royalties que paga Spotify y sus cómplices los fans, a los que les pedían que reprodujeran durante todo la noche el disco en el servicio sueco.


Su plan se truncó después de siete semanas del lanzamiento. A pesar de que la plataforma se tomó inicialmente con humor su acción, terminaron pidiéndoles amigablemente que retirarán el disco. Vulfpeck accedieron. Tras algo de incertidumbre, ahora sabemos que han conseguido su objetivo. Hanrecibido 19,655.56 por 5,5 millones de reproducciones.

La cifra no llega para hacer una gira mundial. Pero sí le permitirá tocar en Los Ángeles, Nueva York, San Francisco, Chicago y su ciudad de procedencia: Ann Arbor. Además, hay que tener en cuenta la enorme publicidad que les ha dado.

21 de julio de 2014

Cables #15: historia de los festivales de electrónica; las apps desbancan a la música en iTunes y J Dilla al museo

-Los emprendedores que hacen una campaña de crowdfunding para lanzar un producto están ofreciendo una valiosa información a las grandes corporaciones sobre el mercado. Un aspecto a sumar a los puntos negativos de esta forma de financiación. Lo cuentan en Error500.

-Los usuarios de iTunes ya gastan lo mismo en aplicaciones que en música. Un fenómeno que se veía venir ante la pujanza de los servicios de streaming.

-En Inglaterra trabajan más mujeres que hombres en el negocio de la música y en la cultura.

-WIN promueve una campaña con el objetivo de conseguir unos acuerdos digitales más justos para los artistas. Se trata del mismo organismo que alzó la voz frente a las condiciones que ofrecía YouTube a los sellos pequeños, al que pertenece la Unión Fonográfica Independiente.

-Una historia de los festivales de música electrónica, trazada en este artículo de Resident Advisor. Es un trabajo exhaustivo pero llama la atención que dedican la mitad del espacio a hablar de festivales de música en general y en sus orígenes más remotos.

-Un artículo que habla de los argumentos por los que no deberíamos jubilar el CD. Básicamente, se centra en varios tipos de álbumes que no tienen sentido en otros formatos.

-El sampler de J Dilla será expuesto en el Smithsonian Museum Of African American History And Culture.

18 de julio de 2014

¿Qué es una Playlist?

El término empezó a utilizarse en los primeros programas de radio dedicados a repasar las listas de éxitos en Estados Unidos, según apunta la Wikipedia. Pero adquirió otra resonancia con la llegada de los ordenadores personales con funciones para administrar y reproducir contenidos multimedia, la aparición de Internet, la propagación del MP3 y los dispositivos portátiles para escuchar música en ese formato.

En castellano se traduce como lista de reproducción y cuando actualmente alguien hace referencia a él se asocia con los servicios de streaming. De los comienzos de la música digital, cuando se creaban manualmente picando canciones una a una, ahora existen funciones en muchas plataformas para crearlas de forma automática, a partir de los metadatos.


Existen incluso servicios que giran alrededor de la idea de ofrecer playlists a sus usuarios, diferenciándose de otros tipo Spotify, que hacen es hincapié en la idea de tu libertad para escuchar lo que quieras. Es el caso de 8Track, 22Track o, mucho más artesanal y modesta, El Día de en España. También ha tenido su buena parte de culpa en la agonía que vive el álbum como unidad para consumir música.

Un motivo para no creer las últimas cifras de ventas de música en España

A la industria de la música española le ha cambiado la cara en cuestión de meses. Tras 13 años de desplome de sus cifras de negocio, el primer semestre del 2014 ha dibujado un perfil ascendente en ventas de música en formato físico, ingresos por streaming y en inversión de música grabada, que ha crecido en casi tres millones y medio de euros en comparación con el mismo periodo del 2013.

Como es habitual en estos informes que presenta Promusicae, hay muchas posibles lecturas, además de un porrón de datos que se podrían desmigar, no en uno, sino en dos o tres entradas. Pero en el análisis que ha presentado esta semana hay un detalle que es como para echar el freno de mano y no creerse nada de lo que nos cuentan: sólo han recogido las ventas de diez sellos de los más de 120 que dicen formar parte del organismo.

Comentarios al final de la tabla del informe
Promusicae confunde una parte con el todo. Afirman que la venta de música en España crece con la información de diez sellos que, después de comprobarlo en un par de liquidaciones por copia privada de AGEDI, suponen normalmente sólo la mitad del total del negocio de la música grabada del país.

Decir que el informe es cutre es quedarse corto.

17 de julio de 2014

Tres trucos para usar Spotify de forma más efectiva

Manejar Spotify no es demasiado difícil. La colocación de cada botón, la barra de progreso de la canción o la forma en la que aparecen las notificaciones son algo bastante familiar. Es pan comido para cualquiera que haya sido usuario de iTunes, por ejemplo. De hecho, su diseño es una de la razones por las que, a pesar de que a veces me proponga airearme una temporada y utilizar otra plataforma similar, acabe volviendo antes de lo previsto. Un motivo que compensa frente a puntos negativos como que sus diferentes aplicaciones móviles no guarden más parecido entre sí. Pero más allá de lo que ves y comprendes a simple vista, Spotify tiene también sus pequeños trucos. Con ellos puedes optimizar su uso. Aquí van unos cuantos.

Listas de reproducción organizadas

No es buena idea dejar las playlist por orden de creación y acumular y acumular. Cuando tienes ya una fila kilométrica y las buscas en el móvil puedes enloquecer. La mejor forma de tenerlas organizadas es archivarlas en carpetas. Para crearlas debes ir a la versión de escritorio. Allí seleccionas archivo y pulsas en "nueva carpeta". Luego basta con arrastrarlas encima de la carpeta para que queden guardadas.

Si eres usuario de Mac puedes utilizar el atajo Shift+Comando+N. En PC, pulsas Control+Shift+N. Una buena forma para empezar a ordenarlas es crear una carpeta para las listas de reproducción que están disponibles sin conexión y otra para todas las demás.



Búsquedas más eficientes

Spotify permite hacer varios tipos de búsquedas, además de las más obvias tecleando un título o el nombre del artista. Una alternativa es buscar un sello discográfico, un año de publicación o una etiqueta musical. Para ello debes colocar “label:”, “year:” o “genre:” delante del sello, el año (o periodo) y el estilo, respectivamente. Siguiendo este enlace tienes más información al respecto con ejemplos.


Pero lo que mucha gente desconoce es que puedes combinar varios criterios de búsquedas al mismo tiempo. Por ejemplo, si quieres llegar a lo que editó The Cure entre 1984 y 1986 debes colocar en el buscador lo siguiente: artist:The Cure year:1984-1986.


Compartir un fragmento, no una canción entera

Seguro que alguna vez has querido compartir un fragmento de una canción para mostrar un estribillo, una estrofa, un sonido o la instrumentación, por ejemplo. Pues al igual que en YouTube, Spotify permite hacerlo.

Lo puedes hacer copiando la URL de Spotify y añadiendo al final del código # con el código de tiempo del momento en el que quieres que se empiece a reproducir. Aquí va un ejemplo, con un momento en el que Karl Denver lo da todo. Copia y pega esto en tu navegador: spotify:track:2p1ZywboxcCHkZv1alt7ZY#0:49

14 de julio de 2014

Cables #14: el indie sostiene el auge del vinilo; herramientas en la nube para producción y el gesto de Moby

-Sellos como Other People (propiedad de Nicolas Jaar) o Sub Pop apuestan por alternativas a la economía del streaming que propone Spotify utilizando servicios como Drip.fm. Un reportaje del The New York Times.

-Indies y algún melómano que se hace con la reedición de un clásico son los artífices del auge de ventas del vinilo. Aquí va una lista con los álbumes más vendidos en vinilo en lo que llevamos de 2014 en USA.

-Moby apoyará a la gente que haga remezclas sin autorización de sus canciones frente a las demandas por violación del copyright. Lo cierto es que no valdrá de mucho pero es un gesto. 

-Tuna Knobs, los controles físicos para pantallas táctiles, no inspiran mucha confianza al editor del blog Discchord. Han conseguido su objetivo económico en Kickstarter en menos de 24 horas con un gif en el que parece que funciona bastante mal. Es para desconfiar, sin duda.

-Un laboratorio dedicado a estudiar la superconductividad que acaba haciendo música como parte de sus pruebas. Lo cuenta su responsable en el Guardian.

-La Universidad de Cornell, en Nueva York, ha desarrollado un sistema llamado bodybeat que registra los ruidos y vibraciones del cuerpo. Detrás está la visión de que controlar nuestra salud también es controlar cómo sonamos. 

-Las alteraciones en la industria de la música todavía no han terminado. Los estudios de grabación son el siguiente peldaño, según Fastcolabs.com. Y para ilustrar esa idea hablan de un puñado de herramientas alojadas en la nube que pueden hacer que el trabajo de producción cambie radicalmente.

9 de julio de 2014

The Long Tail, las canciones menos reproducidas de un artista en Spotify...

Hace unos meses se habló mucho de una web llamada Forgotify, que dando un meneo a la API de Spotify mostraba en modo random las canciones que nadie reproduce en esta plataforma. Un proyecto con más simbolismo que utilidad, del que es inevitable acordarse a la hora de hablar de The Long Tail, una nueva aplicación que hace foco sobre el asunto las canciones olvidabas. Aunque su creador, Alexande Plassant, ha comentado que el buscaba hacer una herramienta de recomendación de música que se saliera de la mecánica habitual.


Su funcionamiento es sencillo. Haces una búsqueda de un artista y genera con bastante rapidez una lista con sus cincuenta canciones menos escuchadas, ordenadas de menos a más reproducciones. El resultado suele ser bastante previsible y con una forma característica dependiendo del perfil que tenga el grupo de turno. Por ejemplo, en los productores de electrónica lo menos escuchados siempre son las remezclas. En cambio, cuando buscamos a un artista con trayectoria y varios discos en directo, las versiones en vivo son las que dominan la playlist

Después de trastear un rato, como se puede prever The Long Tail se desinfla en dos minutos. No dice nada que no sepamos y los resultados reveladores, si los hay, deben ser bien pocos. Para más detalles, cuenta su desarrollador que lo hizo viendo partidos del mundial; un detalle que da una buena pista de su irrelevancia. Lo curioso es el eco desmedido que recibe en los medios. Pero si no nos dice nada que no sepamos.

Web de The Long Tail

5 de julio de 2014

NANANÁ #33: Xeno & Oaklander, sintetizadores analógicos y más luz

Desde Nueva York, Xeno & Oaklander gritan a los cuatro vientos su amor por el sonido analógico. Son un dúo compuesto por la fotógrafa francesa Liz Wendelbo y el estadounidense Sean McBride, un apasionado de los sintetizadores modulares que descubrió su capacidad en un lugar tan pintoresco como el aula de música electrónica de su instituto.


Siempre han tenido carácter, una idea muy perfilada de cómo querían sonar y pasajes rutilantes. Pero sus tres primeros discos eran un tanto indigestos. Además, la estética rugosa y oscura de sus canciones terminaba pareciendo algo tramposo. Con esa filosofía se convirtieron en un proyecto que difícilmente podía interesar a alguien que no fuera un militante de la electrónica minimalista y gélida de los 80.


Pero la inercia se rompe con “Par Avion”, trabajo donde su música resulta más espaciosa, evocadora y luminosa. Sin hacer el quiebro habitual de ponerse en manos de un productor, sin salir de su refugio de Brooklyn, parecen otro grupo. Probablemente tenga algo de culpa Ghostly International, discográfica de Matthew Dear o School Of The Seven Bells, que edita este nuevo disco.



"Par Avion" a la venta en la web de Ghostly 

3 de julio de 2014

Kimd, saca fotos en un concierto sin molestar a los demás

Siempre he pensado que la gente a la que le molestaba en un concierto el murmullo del público o que alguien sacara una foto, en realidad, eran tiquimisquis cuyo problema era su incapacidad para meterse de lleno en la música. Pero he cambiado totalmente de opinión con la invasión de teléfonos inteligentes y la fiebre por contar y retratar todo lo que hacemos. Y lo digo como usuario de Facebook e Instagram.

Sin ir más lejos, hace unos días estuve viendo a Pierre Bastien con un niño delante de mi que jugaba con un móvil que tenía una pantalla con más superficie que su cara. Juro que con tremenda linterna no había manera de ver las visuales, parte fundamental del espectáculo del francés. Al final, su madre se apiado de los que lo rodeábamos y reaccionó. Pero ya había vivido medio concierto cegado por sus partidas.

Ante un niño que se aburre y no quiere estar en un auditorio no hay nada que hacer. Sin embargo, para los que no pueden controlar sus impulsos de retratarlo todo del artista y quieren ser respetuosos Kimd es una aplicación bonita y práctica, que no molesta a los vecinos y funciona de un modo muy sencillo.


Se trata de una cámara que baja el brillo de la pantalla y no activa el flash. Tiene su propio álbum, que puedes administrar y trae un botón para compartir directamente en Instagram. Su creadora es la francesa Julie Chabin y por ahora sólo está disponible en iOS, aunque en su web dicen que están estudiando la posibilidad de hacer una versión para Android y piden a los interesados que se manifiesten.


La web de Kimd