25 de junio de 2014

El streaming entra en la lista inglesa de éxitos con un perfil muy bajo

En julio, la lista de éxitos oficial inglesa empezará a contabilizar las canciones reproducidas en servicios de streaming. Todo un avance para el organismo oficial que la elabora, al que le cuesta horrores adaptarse a los cambios en las formas de consumo de música, como detalla The Guardian en este artículo sobre el asunto. Se une así a sus homólogos suecos, que lo llevan haciendo desde 2010 o a Billboard, que en 2012 empezó a tenerlo en cuenta en Estados Unidos para elaborar su ranking de singles. Pero el streaming entra en las listas por la puerta de atrás.


100 escuchas en Spotify = una descarga de iTunes

En el caso inglés, el Official Chart hace una valoración bastante baja de esta forma de consumo: 100 reproducciones en Spotify, por ejemplo, equivalen a una venta de iTunes. Se trata de un cálculo que está obviando su pujanza y que corta las alas a los artistas que no tienen demasiada presencia en el mundo físico pero se desenvuelven bien en este nuevo marco digital. Además, la perspectiva que va a proporcionar es totalmente sesgada: sólo incluye datos de Spotify, Deezer, Napster, O2 Tracks, Xbox Music y Sonic Music Unlimited, dejando fuera a SoundCloud -muy popular entre los artistas independientes del país- o a YouTube.

Las listas y la herencia de la arcaica industria del disco

La forma en la que desembarca el streaming pone de manifiesto que las listas de éxitos siguen siendo un instrumento de la vieja industria discográfica multinacional, diseñado para retroalimentar sus mecanismos de promoción y servir a sus intereses. La realidad sobre los gustos musicales de la gente es más fácil de monitorizar que nunca gracias a las redes sociales, como pone de manifiesto el Billboard Twitter Real Time Chart. Pero dar voz a los consumidores no es un buen negocio para las discográficas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario