24 de marzo de 2014

Cables #7: el declive de las canciones de amor, las cinco formas de descubrir música hoy y otras historias.

-En este artículo de The Guardian hacen una radiografía de las cinco fórmulas para descubrir música en la era de los teléfonos móviles. Dejan claro que este asunto es más importante que nunca porque ahora permite sacarle dinero a la gente que no da importancia al tema de descubrir música nueva y no se olvidan de que hay cosas antiguas que siguen funcionando, como encontrarte en la carpa de un festival por accidente y que suene algo que te encandila.

-Los videosclips hechos por los fans son un negocio importante para las discográficas. Es más, un ejecutivo de la discográfica Universal ha reconocido que generan más dinero que los videoclips oficiales de los artistas.

-En los 60, las canciones más populares hablaban de nostalgia, sufrimiento o rebelión. Hoy en día, están llenas de palabras que hacen referencia a cantidad, no a sentimientos. Es el resultado de un estudio realizado por un profesor universitario de Estados Unidos.

-Beats, el servicio de música de Dr. Dre y Jimmy Iovine, tiene ya más 525000 usuarios de pago. Me gustaría saber cuántos de esos usuarios vienen de otras plataformas y cuántos están pagando por primera vez por un servicio de música.

-Se acerca el Records Store Day. Ya hay gente rompiendo la hucha para comprarse muchos de los lanzamientos especiales que se realizan para celebrarlo, pero también hay entidades que han formado parte del evento durante años que reclaman que debe replantearse, como la distribuidora inglesa de música electrónica Kudos. Han colgado un texto en el que plantean que el evento ha traicionado la filosofía de independencia con la que nació y que ahora está controlado por corporaciones.

-Un estudio sobre el precio de la música que concluye que la suscripción en servicios de música está consiguiendo que gastemos más en música. Hay conclusiones un poco extrañas pero merece la pena verlo con detenimiento.

-Proliferan las aplicaciones que, desde el sillón de tu casa, quieren que vivas una experiencia lo más parecido posible a estar en un concierto. Lo plantean ofreciéndote el visionado de conciertos o con algo aún más artificial como sucede con LiveTunes. Su función es poner efectos de música en directo a las canciones alojadas en tu tableta o teléfono. Absurdo, sí.



No hay comentarios:

Publicar un comentario