10 de octubre de 2013

Hombre vs. máquina: la música suena cada vez más mecánica (gráfico)

La última tecnología ha pasado de ser un instrumento para músicos de vanguardia a estar presente en todos los procesos de trabajo de un artista, empezando por la composición y, sobre todo, en la grabación de un disco. De hecho, recientemente han aparecido movimientos que han intentado contrarrestar su uso sin control, como la filosofía All Wave que se sacaron de la manga The Breeders. Con ell a reivindicaban las grabaciones analógicas, sin ningún tipo de ayuda digital. Una idea tomaba como modelo el movimiento cinematográfico Dogma 95, liderado por el director Lars Von Trier. Pero por mucho que las hermanas Deal añoren los viejos tiempos, ese carácter imperfecto y humano que quieren recuperar lleva muchísimos años en retroceso, tantos como los que han pasado desde la invención del metrónomo.



Uno de los últimos trabajos de The Echo Nest es un software de reconocimiento de canciones que, precisamente, las clasifica dependiendo de si su sonido es más o menos mecánico. No hay más que explicar porque por ahora sólo es de uso interno y faltan detalles. Con él han analizado 5000 composiciones grabadas entre 1950 y 2013 para ver la evolución de lo "humano" frente a la estética artificial de las máquinas. Cada una de ellas ha recibido un coeficiente dependiendo de los resultados y con él han elaborado una gráfica en la que se confirman cosas que eras fáciles de intuir, como por ejemplo que entre en los 80 y principios de los 90 artistas y productores enloquecieron con el uso de la tecnología: la curva sube y sube, con la mayor pendiente de todo el gráfico. Es el periodo en el que irrumpió el cd, así que cada uno puede atar cabos y darle un significado social y económico a ese ascenso.

Pero también hay cosas sorprendentes, como que hoy, pese a estar en los tiempos de la eterna nostalgia y de la cultura de lo vintage, estamos en cifras superiores a las de los 90. Para ponerlo en contexto  seguro que tocaría hablar del desmantelamiento de la industria discográfica, el auge de la autoproducción y la proliferación de estilos electrónicos y de baile. En The Echo Nest no dicen qué canciones han utilizado, pero sí que dan dos ejemplos de un extremo y del otro: "The Sign" de Ace Of Base y de "Kyrie Eleison" de Electric Prunes.

Entrada en el blog de The Echo Nest donde explican el experimento.

PD: Gary Numan "Are Friends Electric"

No hay comentarios:

Publicar un comentario