24 de septiembre de 2013

Splyce: un reproductor inteligente que sustituye en algunos casos al DJ

Hay música en todas partes. En algunos espacios está cuidadosamente seleccionada para influir en nuestro ánimo y fomentar la actividad que desarrollamos en él: comprar, hacer deporte, quedarnos relajados o circular atolondrados. En otros, siempre ha estado ahí (bares, transportes públicos,...), pero como ya no hay prácticamente lugares donde se pueda disfrutar del murmullo, lo que debería ser un bálsamo termina convirtiéndose en algo molesto. Apuesto que esa utilización de la música está generando una especie de miedo al silencio entre algunas personas. Un temor a que las canciones se paren o haya el más mínimo espacio en blanco entre ellas que, probablemente, algo ha influido en el éxito de Splyce, una práctica aplicación que mezcla tus listas de reproducción de forma automática como si se tratara de la sesión de un pinchadiscos.


Ha sido desarrollada por la empresa barcelonesa InQBArna, que se está abriendo hueco en el competitivo mundo de las aplicaciones musicales móviles sin venir de la fabricación de instrumentos o equipos de grabación. Sólo Splyce lleva más de 100000 descargas en el App Store de Itunes. Con este reproductor inteligente te puedes ahorrar mucho trabajo en una fiesta, por ejemplo. Para crear una sesión sólo tienes que importar tus listas y hacer unos cuantos ajustes: seleccionar el tiempo y el tipo de mezcla, comprobar que la clasificación que ha hecho de forma automática de las canciones es de tu gusto, ajustar cuánto quieres que se reproduzca de cada una, seleccionar un color para el reproductor y activar los efectos de luces, si quieres que además cree ambiente.


Descubrir cómo se utiliza puede que no te resulte fácil. Existe una sección de ayuda, pero no profundiza en algunos detalles del manejo. No le vendría mal un recorrido con globos explicatorios. Tampoco sería mala idea que incorporaran la opción de poder escuchar un fragmento de cada canción mientras haces la selección. Hasta ahí el apartado de aspectos mejorables, pero tanto su estética como la idea en sí son brillantes. En un mundo ideal, podría ser un reproductor asociado a una tienda de canciones en mp3 o a un servicio de música a la carta. Lo veo como algo capaz de atraer público. El paso intermedio para ese aficionado a la música que está madurando su salto al mundo de la producción o de pinchar música.

No hay comentarios:

Publicar un comentario