5 de julio de 2013

Turntable Office, un formato físico ideado en el mundo de la publicidad

Cada vez se alejan más las posturas sobre los formatos físicos entre los aficionados a la música. A un lado están los que necesitan algo que puedan poseer y tocar para disfrutar de una canción. Un público, por lo general veterano y en retroceso, que necesita un dedo señalando para ver mejor la luna. Al otro lado, la última generación de melómanos a los que solo interesa el acceso. Una visión que levanta ampollas entre un sector que considera erróneamente que la industria discográfica, muy perjudicada por esta forma de consumo, debe ser la salvaguarda de la historia de la música.

Desde la publicidad, un competitivo mundo que analiza a conciencia y sin sentimentalismos los hábitos de la sociedad, llega una idea que conecta esas posturas, aparentemente enconadas. Se trata de un formato que toma las ventajas de lo digital y el culto al vinilo, creado por Ogilvy Alemania para el sello de música de baile Kontor Records. Bautizado como Turntable Office y con muchos aspectos técnicos que todavía no han detallado, parte del hecho de que, sean cuales sean nuestras preferencia para escuchar música, tenemos un teléfono inteligente en el bolsillo.


El pack se compone de un vinilo y un reproductor con forma de plato hecho en cartón, que en realidad es la propia carpeta donde va guardado el disco. En ella hay un código QR que activamos con nuestro móvil y nos permite reproducirlo moviéndonos por su contenido como si estuviéramos manipulando un plato. En este video se ve perfectamente de qué se compone y cómo es el sencillo proceso para activarlo.

Por lo que han explicado en Kontor, Turntable Office nació como formato para mandar copias promocionales y relevar al cd, que según cuentan estaba dejando de ser efectivo en ese aspecto. Han fabricado 900 unidades y la respuesta ha sido muy positiva, tanto por las visitas que ha llevado a su web como por las opiniones que han recibido. Lo que no está tan claro es su futuro como formato comercial, al menos si lo que pretenden es vender exclusivamente música. En lo que sí veo muchos posibilidades es como solución técnica para acompañar con canciones a los libros de música. Los libro-discos se quedaron en la época de gloria del cd y todavía no ha surgido nada que los traiga al tiempo de los smartphones.


(Gracias a Marlon Brandy por el chivatazo!)

2 comentarios:

  1. Me gustaría mucho verlo en funcionamiento. Así, sólo con la foto, me parece un gimmick publicitario (muy chulo, eso sí) Si necesitas un QR, todo apunta que el disco no guarda la canción, que al final te la acabas descargando, y eso le quita gracia.

    ResponderEliminar
  2. Sí, es un poco sospechoso que haya tan poca información. Parece que no tienen interés en que se extienda el formato.

    ResponderEliminar