29 de julio de 2013

Uncommon People, el árbol genealógico de la música de Sheffield

Estamos habituados a que los festivales tengan una feria profesional, concursos para grupos emergentes o que creen una publicación donde se habla de los artistas que componen su cartel. Pero en España no son muy comunes las actividades paralelas que dinamizan, explican o potencian el papel de la música en su entorno. No hay proyectos que dejen algo más que beneficios financieros en la localidad que los acoge. Los organizadores van con el piñón fijo. La Red Bull Music Academy, por ejemplo, tiene una revista dedicada a cada ciudad, ha mantenido sus estructuras en Madrid y ha tenido como onda expansiva otros eventos posteriores a menor escala, aunque luego la marca pueda tener una presencia invasiva en todo ello. Y el Primavera Sound suele ofrecer en paralelo conciertos de acceso libre en varios rincones de Barcelona, como hacen otros pequeños eventos a lo largo y ancho del país. Sin embargo, nadie ha llevado a cabo un trabajo como el que desarrolla el festival Sensoria de Sheffield bajo el nombre de Uncommon People, un guiño evidente a una de las bandas ilustres de esta antigua ciudad minera, Pulp.


Desde el 2009, tienen en funcionamiento un árbol genealógico on line de su música. La ciudad, al norte de Inglaterra, es el lugar de procedencia de Pulp, Joe Cocker, Arctic Monkeys, Richard Hawley, Def Leppard, The Human League o Cabaret Voltaire, entre otros nombres célebres. Lo puedes consultar como una lista de artistas organizada alfabéticamente o por décadas, contribuir con material sonoro o imágenes y ver sobre el mapa de sus calles algunos de los lugares relevantes de su historia musical. Un proyecto de interés general y con poso. Lo ideal es estar allí, utilizar esta versión para el móvil de la web y caminar para descubrir rincones como Skye Edge, la colina que inspiró el título del último disco de Richard Hawley. Además de Hawley, hay otros cuatro artistas que han confeccionando y comentado su itinerario: Arctic Monkeys, Pulp, The Human League y Cabaret Voltaire.



La presentación de Uncommon People es similar a la de Beatbang, la selección de los discos más relevantes de la historia de la música electrónica creada por La Médiathèque de la Communite Française de Belgique a modo de universo, organizado según los BPM y la fecha de edición. Pero su manejo no está tan logrado, no va tan fluido y no tienen una imagen tan cuidada. Lo importante es que cumple su objetivo holgadamente: “documentar el talento que ha convertido a la ciudad en una de las más vibrantes de Inglaterra a nivel musical y mostrar los vínculos entre sus artistas”. Este tipo de trabajo es aplicable a cualquier ciudad española, aunque en algunas parece que es más fácil que en otras. Madrid, que hasta hace nada presumía de sus vínculos con la música, está viendo como se desmantelan sus salas de conciertos y barrios emblemáticos como Malasaña se están desfigurando.

22 de julio de 2013

Exemplify, una herramienta para potenciar el valor didáctico de la música

Los programadores que participan en los Music Hack Days -encuentros en los que se presentan o crean proyectos, normalmente en un tiempo limitado a 24 horas, y reciben premios por su trabajo- no suelen desarrollar cosas pensadas para educación. Predominan las aplicaciones inteligentes de recomendación o las que relacionan la información sobre un artista (sus conciertos, la biografía, las letras,...) con sus canciones. Por eso Spotify, el New York Department Education y The Echo Nest organizaron uno orientado exclusivamente hacia ese ámbito de la música hace unas semanas en Manhattan.


El resultado del encuentro fueron 44 trabajos de los que tres fueron destacados por los organizadores. Uno de ellos fue Exemplify, una herramienta web que no te va a dejar boquiabierto con su diseño o sus funcionalidades pero es muy práctica, pienso. Se trata de un editor que permite montar una lección alrededor de una canción, para lo que usa contenido de Soundcloud y The Echo Nest. A modo de ejemplo, han creado una presentación con Pedro y el Lobo de Prokofiev, donde muestra perfectamente su potencial, mezclando la escucha con la muestra de información sobre la obra y unos cuestionarios para activar a los espectadores.

Para los que valoramos la música como algo más que un disfrute onanista, Exemplify es una gran noticia. A través de una de sus presentaciones podemos explicar detalles de la obra en sí pero también utilizar una canción como fuente de conocimiento sobre su momento histórico, por ejemplo. Pero también tiene posibilidades más allá del mundo de la educación. Todo lo que se pueda explicar a través de una canción, tiene cabida aquí. Por ahora está en el dique seco, con una web a modo de escaparate. Espero que pronto esté abierto para todo el mundo.

8 de julio de 2013

Jay-Z y su app "espía" para "Magna Carta Holy Grail"

En cuestión de días, lo que se perfilaba como un negocio redondo para la estrella de la música y poderoso hombre de negocios, se ha convertido en fuente de críticas de la comunidad hip hop y de alguno de sus fans. Jay-Z lanzaba la semana pasada su nuevo disco, “Magna Carta Holy Grail”, en forma de app en colaboración con Samsung. Una exclusiva para sus fans con teléfono con Android que le garantizaba la venta de un millón de copias del álbum, pagadas por la empresa tecnológica a la estimable cifra de 5 dólares cada una.

La jugada era maestra: dinero garantizado, promoción para el disco, que salía oficialmente unos días después, y primer paso a lo grande de Jay-Z en el mundo de las apps. La acción incluso ha originado un debate en la industria discográfica de Estados Unidos sobre los criterios que se utilizan para elaborar las listas de ventas, porque no ha aparecido reflejada en el Billboard. Sin embargo, la cosa se ha empañado porque la app es prácticamente un programa espía, como detallan en este artículo del New York Times.



El primero en denunciar su intrusismo ha sido el rapero Killer Mike, que se preguntaba para qué quiere saber Jay Z a quién llama o modificar los archivos que guarda en su teléfono. Luego, algunos usuarios anónimos parece que han terminado hastiados de tener que publicar continuamente cosas sobre ella en las redes sociales para ir desbloqueando contenido. Por todo ello, es probable que no haya sido casual que un grupo de hackers haya “clonado” la app y la esté utilizando para criticar la política de espionaje de la administración Obama. Esta versión alternativa, que se ha distribuido por canales no oficiales, apareció el 4 de julio con una imagen del presidente con unos auriculares puestos y el lema “Yes We Scan”.

Probablemente, la app de “Magna Carta Holy Grail” no es la única que se aprovecha de la relajación e inocencia de los usuarios de smartphone para colarse en nuestro dispositivo y “espiarnos”. Pero la sensibilidad está a flor de piel por el caso Snowden. 

5 de julio de 2013

Turntable Office, un formato físico ideado en el mundo de la publicidad

Cada vez se alejan más las posturas sobre los formatos físicos entre los aficionados a la música. A un lado están los que necesitan algo que puedan poseer y tocar para disfrutar de una canción. Un público, por lo general veterano y en retroceso, que necesita un dedo señalando para ver mejor la luna. Al otro lado, la última generación de melómanos a los que solo interesa el acceso. Una visión que levanta ampollas entre un sector que considera erróneamente que la industria discográfica, muy perjudicada por esta forma de consumo, debe ser la salvaguarda de la historia de la música.

Desde la publicidad, un competitivo mundo que analiza a conciencia y sin sentimentalismos los hábitos de la sociedad, llega una idea que conecta esas posturas, aparentemente enconadas. Se trata de un formato que toma las ventajas de lo digital y el culto al vinilo, creado por Ogilvy Alemania para el sello de música de baile Kontor Records. Bautizado como Turntable Office y con muchos aspectos técnicos que todavía no han detallado, parte del hecho de que, sean cuales sean nuestras preferencia para escuchar música, tenemos un teléfono inteligente en el bolsillo.


El pack se compone de un vinilo y un reproductor con forma de plato hecho en cartón, que en realidad es la propia carpeta donde va guardado el disco. En ella hay un código QR que activamos con nuestro móvil y nos permite reproducirlo moviéndonos por su contenido como si estuviéramos manipulando un plato. En este video se ve perfectamente de qué se compone y cómo es el sencillo proceso para activarlo.

Por lo que han explicado en Kontor, Turntable Office nació como formato para mandar copias promocionales y relevar al cd, que según cuentan estaba dejando de ser efectivo en ese aspecto. Han fabricado 900 unidades y la respuesta ha sido muy positiva, tanto por las visitas que ha llevado a su web como por las opiniones que han recibido. Lo que no está tan claro es su futuro como formato comercial, al menos si lo que pretenden es vender exclusivamente música. En lo que sí veo muchos posibilidades es como solución técnica para acompañar con canciones a los libros de música. Los libro-discos se quedaron en la época de gloria del cd y todavía no ha surgido nada que los traiga al tiempo de los smartphones.


(Gracias a Marlon Brandy por el chivatazo!)