8 de junio de 2013

En 2013 se venderán más tabletas que portátiles, ¿habrá más contenidos de música?

Leo en Tablet Army, el blog de una consultora-estudio de diseño especializada en el entorno de las tabletas, que en 2013 se venderán más unidades de esta clase de dispositivos que de ordenadores portátiles. Ese crecimiento es apreciable en nuestro día a día desde hace un tiempo. Sólo hay que ver a nuestro alrededor en el transporte público, una terraza o en una biblioteca. Es difícil que no haya alguien con una tableta a 40 metros a la redonda. Pero toca preguntarse si esa fulgurante expansión está incentivando la creación de contenidos musicales específicos. No me refiero a apps para hacer música, un mundo aparte, o a las extensiones para móviles de los servicios de streaming, sino a cosas como los álbumes concebidos para iPad.


Mi impresión es la de que esa clase de formatos tienen todavía un futuro muy incierto. Hay dos acontecimientos que me llevan a pensarlo. Por un lado, el fiasco de Björk en su campaña de crowdfunding para llevar a Android todo lo que lanzó para iOS relacionado con “Biophilia”. Muy significativo teniendo en cuenta que la islandesa es considerada el modelo a seguir en esa clase de proyectos y que Android es el sistema operativo para dispositivos móviles más utilizado en el mundo. Por el otro, el enorme eco que han tenido las palabras de Jac Holzman, veterano directivo de la industria discográfica, sobre que en el futuro cada artista debe tener su app. Holzman también expuso que en el App Store de iTunes, donde la música “ocupa el puesto 25” de lo más bajado, faltan aplicaciones "bien hechas" para que los números crezcan. Curioso, porque las de Björk han tenido esa consideración de calidad a la que Holzman apela y, como se ha visto, no han calado entre el público. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario