29 de mayo de 2013

Focus@will: música empaquetada para que consigas concentrarte

En Estados Unidos tienen la capacidad de ver negocio en cosas que el resto del planeta ni imagina. Una buena prueba de ello son las licencias abiertas, que en España son consideradas en muchas ocasiones como un posicionamiento ideológico. En cambio, allí se han popularizado como una vía, tan efectiva como cualquier otra, para que los artistas terminen sacándole rentabilidad económica a su trabajo. La puntualización viene a cuento porque desde nuestra óptica, un servicio como Focus@Will puede generar más escepticismo que interés. No lo niego, en estas últimas líneas estoy dando información sobre mí.


Lo obvio es pensar que se trata de una radio on-line con una llamada publicitaria fuera de lo corriente: se describen como una herramienta de productividad, no como una plataforma de ocio al estilo de Spotify, Deezer o Pandora. Pero es que, aunque utilizan la música, aquí la utilizan como un ungüento diseñado con el objetivo de potenciar la capacidad de concentración del oyente. Para ello ofrecen siete emisoras: Ambient, Classical, Cinematic, Acoustical, Alpha Chill, Uptempo y Focus Spa. Funciona a través de su web y también de aplicaciones para dispositivos móviles, gratuitas durante las tres primeras semanas.

En lo que no se distingue del resto plataformas es que el usuario también ayuda a construirla. En este caso valorando el grado de utilidad que ha tenido para ti la sesión y eliminando las canciones que te chirrían. En realidad, aquí lo importante no son tus gustos. De hecho, su fundador, el miembro de London Beat Will Henshall, hizo hincapié en ese punto en una presentación en San Francisco y fue categórico: “el 99 % de la música que escuchamos nos distrae”, dijo. El ideal es que aquí no llegues a distinguir nada de lo que suena, que la tengas a un volumen medio, tapando el ruido de fondo que siempre llega del exterior de tu espacio de trabajo.


La guía de uso no termina ahí. El apartado de preguntas frecuentes y el texto de la presentación del servicio son de los más largos que he visto nunca. Hablan de pruebas científicas, de su colaboración con la Universidad de California y de que lo han testado con decenas de miles de personas. Es importante leerlo porque hay que respetar ciertas cosas, como que está pensado para ser utilizada en fases de 100 minutos. Nuestra mente necesita un tiempo de adaptación a los estímulos sonoros y su mecanismo empieza a funcionar a pleno rendimiento tras 20 minutos, advierten.


Pero lo mejor es que cuente mi experiencia utilizándola. Lo he hecho en tres ocasiones, con la emisora de Ambient. Conmigo no funcionó como herramienta para potenciar la productividad pero sí que me dejó en un estado de relajación física y actividad mental placentero y valioso para leer, por ejemplo. Aquí entra la forma de ser, el ritmo vital y el carácter de cada uno, supongo. No pagaría por el servicio, pero entiendo que lo que buscan es a empresas que lo pongan como hilo sonoro, no a las personas que como yo sólo lo van a utilizar en casa.

Web de Focus@will 

No hay comentarios:

Publicar un comentario