26 de marzo de 2013

NANANÁ #28: Lendrone "Canyonero"

Los reportajes sobre los nuevos grupos gallegos que proliferan últimamente, solo son precisos en una cosa: hay mas bandas que nunca. Pero hay pocas bien perfiladas, con todos los flecos atados y una propuesta madurada.

El ansia de algunos medios por cazar antes que nadie esa excitación que alimenta el indie, les ha llevado a contar la historia antes de que suceda. Lo que sí es indiscutible es que los grupos de los que están hablando han perdido los complejos de sus mayores y atacan conceptos más arriesgados, como hace el trío coruñés Lendrone.

En su primer disco, "Uno", apuntan alto, al rock matemático en un pulso con la electrónica. Es una presentación de credenciales irregular pero con momentos brillantes. En las primeras escuchas, me quedo con "Canyonero".


25 de marzo de 2013

Hurts Exile, un audiojuego con banda sonora del grupo de Manchester



¿Qué es?
Tiene guasa que un grupo que pone tanto énfasis en la imagen como Hurts, promocione su nuevo disco con un app como ésta. Se trata de un juego tipo aventura gráfica en el que el contenido es exclusivamente audio. Lo único que verás cuando la uses es lo de arriba, una especie de pagina de inicio.

¿Para qué sirve?
Si eres fan del dúo de Manchester, te gustan los audiolibros y, en menor medida, los videojuegos, estás de suerte. Aquí tienes entretenimiento para rato. Las canciones de lo nuevo de Hurts van apareciendo en diferentes escenas. Y tú controlas la acción dialogando con los personajes.

¿Su filosofía?
“Close your eyes and use your voice to navigate through a misterious and dangerous plot”

¿Dónde lo puedo utilizar?
En iPad.

¿De 0 a 10?
Un 5. En realidad es casi idéntico a Papa Sangre, un juego que en 2010 fue muy popular en el App Store de iTunes.

19 de marzo de 2013

El "Shazam" de Deezer

El teléfono móvil nos acompaña a todas partes y las canciones invaden nuestro día a día. Tenemos un hilo musical marcando el ritmo de cada momento de nuestra vida: en el supermercado, en una instalación deportiva, en una sala de espera, en el transporte público o en el trabajo. Viviendo así es normal que Shazam se haya convertido en la cuarta aplicación más descargadas de la historia de iTunes Store, con unos 300 millones de usuarios registrados. Siempre va a haber un instante en el que nuestros anestesiados oídos se despierten con alguna melodía o una voz desconocida. Y ahí surge la oportunidad para esa herramienta de identificación de canciones.


Pero no es la única app con esa función, existen otras que se pueden ajustar mucho mejor a tu forma de oír música. Es el caso de Stream That Song, desarrollada por un laboratorio de Orange Francia y que funciona con Deezer, una empresa también de origen galo. En sus fichas, en lugar de ofrecer enlaces a iTunes, Amazon o videos de YouTube, te pone en bandeja la escucha en ese servicio de música a la carta. No tiene el interfaz más elaborado del mundo ni es un alarde de diseño o usabilidad. Tampoco tiene una versión específica para iPad. Sin embargo, es una alternativa que puede convencer en España.

Aquí Itunes nunca ha llegado a funcionar. Se dice con la boca pequeña, pero hay un runrún entre la gente de las discográficas que lamenta que las tiendas de música en mp3 no tienen verdadero peso en la facturación de las compañías. Cosas de la cultura de aquí, no busquemos un cabeza de turco. A pesar del mundo global, donde un modelo de teléfono o una determinada plataforma está disponible en decenas de países, las formas de consumo de música no son algo homogéneo. Aunque ahora Stream That Song sea una cosa muy discreta, hay que prestar atención a su evolución. De entrada, si eres usuario de Deezer, es tu mejor opción.

15 de marzo de 2013

NANANÁ #27: Big Boys "Ambivalence"

Un grupo que escapa de todos los tópicos del hardcore y el punk y que demuestra que hubo cosas interesantes más allá de Londres, Nueva York o Los Ángeles. Big Boys fueron un cuarteto de Austin aficionado al skate, influido por la música negra y liderado por un vocalista abiertamente gay, Randy “Biscuit” Turner.


Estuvieron en activo solo cinco años pero sus directos festivos, con vientos y a veces con más público sobre el escenario que en el foso, dejaron huella en muchos otros músicos, como Ian McKaye (Minor Threat, Fugazi, The Evens) o Red Hot Chili Peppers, que en su momento parece que fueron el grupo que cogieron su testigo.

Light In The Attic acaba de reeditar su primer trabajo, Where's My Towel / Industry Standar. Excusa perfecta para destacarlos aquí. 

14 de marzo de 2013

Nick Cave en Spotify, templo con invitados al culto


¿Qué es?
Imagino la escena en una sala de reuniones. Un joven ejecutivo, experto en marketing en Internet, le propone al cascarrabias de Nick Cave hacer una aplicación en Spotify para promocionar su nuevo disco. Le cuenta la mecánica y le explica lo que han hecho otros artistas en la plataforma, a lo que el australiano le responde que adelante pero que no cuenten con él. Es imaginario pero bien podría valer como explicación al por qué de esta peculiar app, lugar de culto, con sacerdotes invitados y un generador de listas de reproducción, dedicado a ensalzar y servir como trampolín desde el que zambullirse en la obra del que fuera líder de The Birthday Party.

¿Para qué sirve?
Para encontrar en dos pasos su nuevo disco y en cuatro toda su discografía. También para generar listas de reproducción utilizando criterios característicos de su universo creativo (amor, sexo, espiritualidad, asesinatos, oscuridad,...). Parece que en las etiquetas y la clasificación ha sido en lo único en lo que se ha mojado. Y descubrir las canciones preferidas de colegas músicos, escritores o actores. El sitio al que ir cuando quieras una dosis de Nick Cave, vamos.

¿Su filosofía?

“An app to help the uninitiated navigate my vast and terrifying catalogue”

¿Dónde lo puedo utilizar?
En Spotify.

¿De 0 a 10?
Es bonita, cultiva sus pecualiaridades y el poso de sus canciones. Pero echo de menos que Cave recomiende música que no sea suya. Incluso hubiera dado un punto de interés tenerlo a él recitando poemas, presentando las canciones o hablando de lo que le saliera de dentro. Sí, su producción es amplia pero creo que a nadie le gusta verla como un espacio estanco. Un 6.

7 de marzo de 2013

Apps que buscan a un público de conciertos con ganas de asumir un nuevo rol

Hace unos meses, reseñaba la aplicación de Dan Deacon con una de esas fichas que pretende explicar lo que ofrece con un lenguaje que cualquiera puede entender. Una entrada tan liviana que fue casi como pasar de largo por un proyecto que traía consigo un potente cambio en el papel del público de conciertos. En sus espectáculos, el artista norteamericano puede sincronizarse con los que la tienen entre la audiencia, convirtiendo sus teléfonos en un instrumento de luz y sonido. Sus creaciones no sólo interpretadas en vivo, sino acomodadas en la palma de la mano de los espectadores, nunca mejor dicho.

Para colmo de los defensores del discurso elitista del arte, Deacon sigue abriendo su trabajo a las aportaciones de sus seguidores: lo último es que ellos diseñen las luces de parte de su espectáculo. Y no dejan de aparecer aplicaciones que invitan a que el público de conciertos tenga un rol más activo, no solo el de mero testigo. Proliferan las herramientas para compartir opiniones y experiencias. Otras transforman el teléfono en una ventana para comunicarte en tiempo real con el artista, para hacer tus peticiones, resolver dudas o darle tus impresiones sobre el concierto. También las hay que crean un álbum público de tus recuerdos relacionados con eventos musicales, donde otros internautas también pueden aportar cosas.

Hasta ahora el tornado de lo digital había traído transformaciones, sobre todo, a la música grabada. Pero los vientos de cambio están soplando con fuerza en la música en vivo. Aquí un vistazo a algunas de esas apps que pueden traer (o potenciar) hábitos.


Showscoop. Una comunidad para saber qué ofrece en directo un artista. Con reseñas realizadas por sus usuarios, siguiendo una ficha con varios criterios: presencia en el escenario, calidad de sonido, calidad de sus visuales y relación con el público. Acaban de sacar la aplicación para iOS.

Stagepage. Para crear la escaleta de lo que ha sido un concierto. El material son fotos, videos y las opiniones del público. Puedes ver imágenes de carteles, entradas o el repertorio. Una libreta pública de recuerdos y un lugar de consulta, como puede ser setlist.fm, por ejemplo.


Amp'd. Una puerta abierta desde la que hablar con el público, antes y durante el concierto. Esta vez pensada, sobre todo, desde el punto de vista del músico. De aquí puede sacar ideas sobre hacia dónde dirigir su actuación.

Outlisten. Videos de conciertos grabados por los fans pero con realización casi profesional. Subes tu grabación y ellos buscan más material de ese concierto subido por usuarios y hacen un montaje. Una herramienta de creación colectiva. La idea bien puede haber salido perfectamente de aquel trabajo que hicieron unos fans de Radiohead.


Y si esto prospera, ¿qué? 

Pues para empezar, veo una perdida de valor de las reseñas de conciertos. Al menos de esas hechas a mata caballo, que tanto le gustan a los diarios, creadas sin que haya terminado la actuación. Y también de las que escriben periodistas que no tienen un bagaje importante a sus espaldas. Por supuesto, todas estas herramientas parecen ir en contra de ese ideal del concierto de quietud ártica. Aunque bien pensado, ya hay tal ajetreo de móviles, fotos y acciones publicitarias en las salas que hace tiempo que la música en vivo es un circo.

4 de marzo de 2013

Aoki's House, una app donde Steve Aoki y algunos colegas recomiendan música en Spotify



¿Qué es?
Creía estar más o menos al tanto de lo que pasaba en la música electrónica. Pero no encuentro explicación a por qué Steve Aoki se ha convertido en una estrella internacional, aquí tristemente asociada a los sucesos del Madrid Arena para muchos medios. ¿Hay algo más que un personaje alocado, como una rockstar trasladada al mundo de la electrónica? Yo no lo veo. Su talla es tal que tiene su propia aplicación en Spotify, estrenada la semana pasada, donde él y otros productores seleccionan música. Una herramienta de recomendación o una radio, según se mire, con un componente de juego. La gamificación sigue rodeándonos.

¿Para qué sirve?
Para crear listas de reproducción y ver qué seleccionan determinados djs internacionales. Lo más parecido a ella en Spotify puede ser Earache Metalizer. Pero aquí no ajustas niveles sino que elaboras la programación de un festival de música. Dependiendo del cartel, la lista va hacia un estilo u otro. Por ahora, solo tienes siete artistas: Azari & III, Booka Shade, Autoerotique, Nervo, Tommy Trash, Dillon Francis, Peacetreaty, Infected Mushroom y el propio Steve Aoki. Si no estás para juegos siempre puedes acudir a una sección donde cada uno de ellos tienen una playlist con sus rompepistas.

¿Su filosofía?
“Star the party right with Dj Steve Aoki and friends”

¿Dónde lo puedo utilizar?
En Spotify

¿De 0 a 10?
Un 7. El planteamiento de que te conviertas en programador tiene gracia, pero con solo 7 artistas no hay mucho con lo que jugar. 

3 de marzo de 2013

Una canción un recuerdo: hacer memoria con canciones y un proyecto solidario



¿Qué es?
Un bloc de notas de tus recuerdos asociados a canciones, un proyecto benéfico y una herramienta para promocionar “Las voces de la memoria”, un documental estrenado el año pasado que relata la experiencia de varios enfermos de alzheimer que forman parte del coro La veu de la memòria. Esta agrupación, creada con fines terapéuticos, trabaja en la línea de que los que sufren esta enfermedad neuronal degenerativa mantienen vivos sus recuerdos cantando.

¿Para qué sirve?
La app te invita a que selecciones tus canciones, escribas unas líneas sobre ella y lo difundas en redes sociales. Puedes comprar la canción, un porcentaje va para varias organismos de ayuda a enfermos de Alzheimer. Una bonita forma de darle visibilidad a la causa, conseguir financiación y descubrir una línea de trabajo que las apps musicales también tienen.

¿Su filosofía? 
"Hay recuerdos que perviven adheridos a la banda sonora de nuestra vida"

¿Dónde lo puedo utilizar?
En la web y en dispositivos con iOS.

¿De 0 a 10?
Sí, la web no termina de funcionar bien. Al menos eso me sucede a mí con Firefox y Safari. Y la app es algo básico. Pero lo importante aquí no es tanto la calidad y cómo les ha quedado sino el objetivo que hay detrás.  


1 de marzo de 2013

NANANÁ #26: Mouma Bob “Imidiwane”

Chris Kirkley ha vuelto a la carga con un nuevo volumen de sus “Music From Saharan Cellphones”, un recopilatorio que reúne su trabajo en el Sahel, donde los móviles son fuente de sonido y herramienta de intercambio musical entre artistas y público. Kirkley ha hablado hace unos días en El Periódico de Catalunya sobre su modus operandi, muy alejado de lo que ha sido hasta ahora la labor de un etnomusicólogo.


También se aleja de lo que presuponemos que es la música de esta franja de África en este segundo álbum: canciones con autotune, atravesadas por cajas de ritmo e incluso con un deje jamaicano que no parecen tener que ver con el sonido melancólico de los grupos de guitarras de la zona que suelen llegar a España. Justo en un punto intermedio entre esas dos formas de hacer música se queda el nigeriano Mouma Bob, líder de Imawalanes.