8 de febrero de 2013

Facebook recomienda música: una evidencia más de que el negocio son los datos

Lo último en Facebook es la recomendación de discos. Descubrí esa función al ver entre las actualizaciones de mis amigos una publicación con lo nuevo de Nosaj Thing, parecida a los enlaces sugeridos que genera porque en tu círculo alguien sigue a una marca, medio de comunicación o lo que sea. Lo cierto es que sigo su página y he visto comentarios de gente que celebraba su lanzamiento entre mis amigos. Pero no termino de entender su mecánica porque veo que otros reciben información de álbumes solo porque su entorno está hablando de ellos.


Mientras que cualquier cambio en la política de privacidad de Facebook suele generar polémicas sobre la utilización que hace de los datos de los usuarios, servicios de ese tipo son tratados como noticias cotidianas. Curioso, porque en realidad es otra evidencia de que con lo que mercadean es con nuestros hábitos y con el rastro que dejamos. Ya sabes, en Facebook el negocio eres tú.

De hecho, existe una corriente de artistas y sellos que, en lugar de pelearse porque mejoren sus beneficios en el streaming, reclaman que lo importante es que Spotify o el que sea les proporcione datos sobre quién, cómo y en dónde consumen sus canciones. De ello habló hace un tiempo la violonchelista Zoe Keating, conocida aquí por encender un debate sobre royalties al publicar los ingresos que había generado su música en diferentes plataformas digitales. 

Ese flujo de información es algo que empieza a verse en algunos servicios, que parece que no dudan a utilizar nuestros datos como moneda de cambio. Ante ello me pregunto si habrá alguno que no lo haga. En las redes sociales, intuyo, que debe ser prácticamente imposible que no suceda. Si es una práctica generalizada, me encantaría que Deezer o Spotify me ofreciesen la posibilidad de no registrar mis movimientos. Creo que si está a mi alcance, incluso pagaría por ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario