17 de diciembre de 2012

Infinite Jukebox, reproductor para los que nos obsesionamos con una canción

“Para cuando tu canción favorita no es lo suficientemente larga”, así presenta Paul Lamere este reproductor que creó en el Music Hack Day de Boston. Su idea, si se puede explicar con una metáfora, es como convertir una canción en una pelota que lanzas dentro de un laberinto y que no para de botar. Infinite Jukebox te permite contemplar los miles de saltos que da y, en algún momento, darle un empujoncito para cambiar su trayectoria.


Lo que hace es analizar los beats de la composición y dividirla en partes según. Luego la representa como un círculo y utiliza el mismo color para los puntos que se parecen, uniéndolos además mediante líneas. En el momento que lo pones en marcha relaciona todas esas partes de forma que la estructura de la canción cambia y se reproduce eternamente, se supone.

Puedes subir tus propios mp3, aunque hay una lista extensa y variada de canciones para probarlo. De lo que he reproducido creo que funciona muy bien el hip hop. Escuchas “Sabotage” de los Beastie Boys y parece una inspirada improvisación en directo o una meditada remezcla de un productor. También es alucinante el resultado con el clásico ambient “Little Fluffy Clouds” de The Orb. Como muchas de las aplicaciones web, lo ideal es que utilices como navegador Google Chrome.


Lo puedes ver como un juguete o también como una chuleta para acercarte a tus canciones favoritas de un modo matemático. Recuerdo cuando hace más de diez años un amigo intentaba enseñarme a pinchar con vinilos y no entendía nada. Si hubiera tenido una pantalla con Infinitive Jukebox al lado, todo hubiera sido más fácil, seguro.

Visto en Evolver.fm

No hay comentarios:

Publicar un comentario