31 de mayo de 2012

Los ingresos de la música digital en Inglaterra superan a los de discos físicos

Siguen cayendo barreras psicológicas en el negocio de la música. Si hace unas semanas nacía en Inglaterra la primera listas de éxitos de lo que se escucha en los servicios de música a la carta, ahora nos llegan resultados de ventas que certifican la entrada de lleno en una nueva época. Esta mañana, el British Recorded Music Industry ha confirmado que, por primera vez en la historia de Inglaterra, los beneficios del mercado digital han superado a los del mercado de álbumes y cds.


Los primeros tres meses de este año, de los 155,8 millones de libras de beneficios, un 55,5 (86,5 millones) lo representan las tiendas de música tipo iTunes o eMusic y servicios de streaming como Spotify. El diario The Guardian coloca como propulsor de este cambio en la balanza a Lana del Rey, superventas en el mercado inglés. Este dato se inscribe en un comienzo de año bastante positivo para el negocio en Inglaterra, que ha visto crecer los beneficios en un un 2,7 % en comparación con los datos del mismo periodo durante el año pasado.

25 de mayo de 2012

Music Blog Dj app y el principio del fin de la era Pitchfork

Se supone que vivimos tiempos de cambios continuos, pero muchos de los blogs y webs de música indie que han marcado el paso de las tendencias en los últimos tiempos mantienen su influencia y posición de poder intacta tras más de un lustro de trabajo. Aunque ya hay voces que desde dentro hablan del fin de una época: un cambio de ciclo, como el que ellos impusieron al periodismo musical. Uno de los pioneros de ese tipo de medios, Sean Adams, el fundador de Drowned In Sound, predecía hace unas semanas su muerte lenta. Su verdugo son los servicios de música en streaming tipo Spotify, donde cualquiera se puede erigir como curador creando sus propias listas de reproducción y distribuyéndolas por redes sociales.

Pero sitios como Pitchfork, que entran en el concepto de “mp3 blogging” que él maneja, también están siendo víctimas de su propio culto a la nuevo. Una forma de consumir canciones donde lo de ser crítico o vestirlas con la historia del grupo que hay detrás casi nunca tiene relevancia. En el ecosistema de los móviles y las tabletas ya hay apps que van directamente al hueso, filtran las canciones que ofrecen Stereogum, Gorilla Vs Bear, la NPR, KEXP o el propio Pitchfork, entre muchos otros, y te las ofrecen en una lista que tú sondeas, en la que marcas tus favoritos y con un reproductor propio. El mejor ejemplo, Music Blog DJ: certera, limpia y sencilla.

Como bien me recordaba ayer @Disc_topia de Tower Of Meaning, antes existían formas de seguir las canciones de esas webs con tu móvil utilizando el RSS. Pero aquí el acceso es más sencillo y rápido. Hay herramientas que ofrecen lo mismo y mucho más vistosas, como la versión para iOS de Hype Machine, pero Music Blog DJ es gratuita y sin relleno: ni siquiera tiene la opción de compartir en redes sociales. Diseñada para iPhone, su modo de ofrecer la entrada original donde está esa canción tiene algo de gesto insolente cuando la manejas desde un iPad: no es fácil llegar hasta ahí, no abre el navegador web y lo ves en una pantalla minúscula. La sensación es la de que la lenta agonía de la que hablaba Adams puede ir más rápido de lo que creemos.

18 de mayo de 2012

El grueso de la música de Spotify son versiones y canciones para karaokes

El consultor Mark Mulligan vuelve a sacarle los colores al negocio de la música digital en su blog. Si hace unos meses denunciaba que en Europa el número de servicios de streaming era excesivo y barajaba la posibilidad de un colapso de este mercado en el Viejo Continente, ahora dirige su mirada hacia el catálogo de plataformas como Spotify, que presumen de tener millones de canciones a disposición de sus clientes.


Mulligan ha hecho un pequeño estudio seleccionando a diez artistas muy populares (U2, Codplay, Rihanna, Led Zeppelin o Justin Bieber, entre otros) y ha comprobado que aproximadamente el 90% de sus canciones son versiones a cargo de otros grupos, tanto para discos tributo como para el mercado de los karaokes o álbumes paródicos al estilo de los que ha hecho Weird Al Yankovic o productos tipo Los Pitufos Makineros.

Su trabajo explicaría el fulgurante crecimiento de los catálogos digitales que usan esas plataformas: de 2008 a 2012 han pasado de tener 4.3 millones a 16.4 millones de canciones. Y pondría sus seductoras campañas para captar nuevos usuarios rozando la publicidad engañosa, como sucede con los festivales de música cuando anuncian su cartel pero no hablan de coincidencias de horarios, por ejemplo.

14 de mayo de 2012

Simian Mobile Disco no se estrujan la cabeza con la app de “Unpatterns”

Una de las razones por las que defiendo que los medios musicales deben hablar más sobre apps creadas por grupos, es porque alguien debe separar las que son simples herramientas de márketing de las que ofrecen algo más, entendiendo la web, los teléfonos y las tabletas como un medio en sí y sacándole jugo a las posibilidades que ofrecen. Ya toca guiar al consumidor dispuesto a pagar por algo nuevo que no es música o merchandising.

El discurso viene a cuento después de probar la aplicación con la que Simian Mobile Disco empaquetan su nuevo disco, “Unpatterns”, para usuarios de iPad y iPhone. A mí me ha dejado un poco tibio y ha terminado por desilusionarme al descubrir que en realidad lo que han hecho es encargar al estudio Boreal Kiss una versión de una app que ya tenía: Moiré, pensada para crear fondos de pantalla jugando con la pantalla táctil del cacharro de turno y los patrones de interferencia (también llamados patrones Moiré, de ahí el nombre).

En el trabajo ha participado la diseñadora Kate Moross, con la que ya han colaborado previamente y que ha realizado ilustraciones y portadas para Metronomy, La Roux o Midnight Juggernauts. Moross ha elaborado 40 plantillas que toqueteas y propulsan lo hipnótico del nuevo material del dúo. Su aportación es muy coherente con los sonidos que ofrece “Unpatterns”, pero rápidamente dejas de lado todo este envoltorio para centrarte en la música. Al menos eso es lo que me sucede a mí, lo cual también dice cosas buenas del disco.

Esta aplicación es el modo más barato de hacerse con una copia de pago y una de las escasas maneras de tener el álbum por ahora: la edición física, tanto en cd como en vinilo, no estará disponible hasta el 28 de mayo. Cuesta al cambio más o menos 2 euros y medio.

10 de mayo de 2012

Inglaterra tendrá lista de éxitos de servicios de música en streaming


Hablando con @EcosdelGueto sobre la cadena de supermercados inglesa que abre su propio iTunes, salió a relucir una vez más la idea de que en la tierra de los Beatles la música pop tiene una consideración cultural y como negocio de la que estamos a años luz en España. Me he vuelto a acordar de la conversación al leer que en UK el próximo lunes se presenta la primera lista de éxitos de servicios de streaming. En concreto, de lo más escuchado en Spotify, Deezer, Napster, We7 y Zune, con el respaldo de la empresa que también elabora desde los 80 la de discos físicos o dvds.

Puede ser una lista más libre que las que existían antes de la transformación de la música digital, pero a todas luces será menos abierta y democrática que la de BBC Sound Index, aquella iniciativa frustrada que ideó el ente público inglés que medía lo más escuchado, citado y descargado en la Red con tecnología de IBM. Estaría bien que hoy convivieran los dos proyectos, sería una forma de contrastar el funcionamiento de las plataformas de streaming y nos recordaría que Spotify, por decir una, es un negocio, no un servicio social para los fanáticos de la música.

9 de mayo de 2012

Lastfm te dice cuales son las canciones más borradas y la media de edad de tus fans


Playground es el laboratorio de Lastfm. En él se han creado aplicaciones que aprovechan la información que registran los usuarios de este servicio de radio social, desde las etiquetas que manejan a los eventos y conciertos que han subido. Aunque por ahora se trata de prototipos, son especialmente interesantes las que analizan formas de consumo, algo muy útil para los profesionales de la música, por cierto. Eso sí, ofrecen información de un mercado concreto y único: el de la gente que tiene acceso a Internet y sin distinción entre países. De las 25 que hay disponibles destacaría dos:

Unwanted elabora una lista con las canciones más borradas de los perfiles durante el último mes. Si echas una ojeada a la de abril, puedes confirmar que el éxito comercial también conlleva odios, porque está copada por los artistas más vendedores: Lady Gaga, Adele y Katy Perry. Otro dato importante: casi todo son artistas femeninas.


Gender Plot ofrece información sobre el género y la edad de los usuarios que consumen la música que tu consumes. Viendo la tabla que me salé con mi cuenta, me ha quedado claro que cuantos menos discos haya editado el artista de turno más joven es su público. Se confirma otra idea que circula por ahí: vivimos tiempos de culto a lo nuevo.

¿Qué os sale a vosotros?

4 de mayo de 2012

Amanda Palmer, la reina del “hazlo tú mismo” digital

La mitad de Dresden Dolls se está especializando en batir todos los récords de los servicios que permiten a los artistas tratar directamente con sus fans, compañías cuyas comisiones son menores que las que se llevan las discográficas, las editoriales y las tiendas de música digital. Si hace dos años consiguió vender a través de Bandcamp 4000 copias de un EP en 3 minutos, una operación que generó 15000 dólares, ahora está sacando todo el jugo a Kickstarter, la web norteamericana de crowdfunding.

  

 En solo cinco días, Palmer ha conseguido 482000 dólares para fabricar su nuevo disco, un libreto y poner en marcha una gira. Hasta el día 31 de mayo no se cierra su campaña, pero los responsables de la plataforma han dado algunas cifras de su arranque. El 2 de mayo llevaba 6226 donaciones, 2900 por valor de 25 dólares (a cambio de una descarga digital del álbum y una copia física) y 2400 personas de un dólar (que da derecho a una copia digital).

Su experiencia será, una vez más, comidilla en los foros sobre el futuro de la industria de la música que se organizan en España, como lo fueron la de Radiohead o Nine Inch Nails. Pero lo cierto es que este tipo de estrategia le funciona a muy pocos artistas por estas latitudes. Son datos que no se hacen públicos, conversaciones de bar. Pero los músicos españoles que se han apuntado a proyectos similares han conseguido el grueso de donaciones entre amigos, compañeros y familiares. Poco fan anónimo, vamos.

3 de mayo de 2012

Jportal, un servicio que lleva un paso más allá lo de apoyar a nuevos talentos


Todos los canales de radio deberían tener una parcela reservada a artistas emergentes o que han decidido vivir al margen de las discográficas. En España les hacen hueco unas cuantas emisoras, sobre todo a través de concursos. Pero a la hora de llevar a Internet esa cuota nunca se pasa de un blog o de un archivo de audio en el que oír la última emisión del programa de turno. Un camino interesante para ampliar la relación es el que acaba de presentar la radio australiana Triple J en el Music Hack Day de Sidney, un servicio web y una aplicación para el iPad que recomienda en tiempo real nuevos nombres a partir de las bandas consagradas que tienen en emisión.
La han bautizado como Jportal y funciona con un software que analiza canciones y busca entre los 60000 archivos que han enviado a la radio grupos sobre todo australianos. Lo que han hecho es poner a disposición de varios desarrolladores una Api que permite trabajar con su top 100, las canciones que se emiten en cada momento y su archivo. Por ahora está en modo de pruebas pero se puede trastear en una web en la que vemos gran parte de su funcionamiento, sencillo, claro y regido por lo visual. No han dejado de lado ningún detalle y junto a los archivos de audio mostrarán información sobre los grupos y sus conciertos inminentes, lo que promete convertir la aplicación en un punto de información vivo y al que acudes no solo a escuchar música. Una idea interesante y a seguir de cerca que se puede aplicar a cualquier país. Convive con las formas tradicionales de hacer radio y lleva un paso más allá eso de dar oportunidades a los nuevos talentos.