15 de marzo de 2012

Burbuja de servicios de música


La industria de la música empieza a esbozar una sonrisa cuando se habla del mercado digital. Después de años de angustioso desplome de su negocio, las compañías parece que comienzan a ver el fondo del precipicio gracias al auge del streaming. Esa clase de servicios ya superan a las descargas y al modelo que representaba iTunes en rentabilidad. En 2011, el número de usuarios de pago de ese tipo de plataformas creció en un 68%. Los ingresos totales del mercado digital superaron en un 8% a los del anterior año, según el informe presentado a principios de año por la Federación Internacional de la Industria discográfica (IFPI). Y en todo el mundo repartió 5200 millones de dólares de ganancia para los sellos.

Se trata de un movimiento que pueden dar pistas sobre cómo será el futuro de la música como negocio, si olvidamos la necesidad de una reformulación de las leyes de propiedad intelectual y las quejas sobre la poca transparencia de los servicios más populares. Pero lo que no revelan esas cifras es que a la industria le sobreviene un problema realmente grave: la saturación del mercado digital en Europa, donde no dejan de proliferar plataformas que ofrecen el mismo catálogo, al mismo precio y con unas prestaciones idénticas.

Según los datos que presenta en su blog el consultor Mark Mulligan
, en el Viejo Continente tenemos 465 servicios frente a los 24 que hay en Estados Unidos. Si tenemos en cuenta el número de usuarios de Internet, tocamos a 600000 personas por cada servicio, algo totalmente inviable. Sobre todo si recordamos que empresas con la magnitud de Spotify todavía no hablan de rentabilidad después de anunciar que han superado ya los 2 millones de cuentas de pago. El mercado de la música digital empieza a tener rasgos de burbuja. Soplando están empresas de capital riesgo, que son las que suelen estar detrás de la mayoría de los servicios, que desembarcan en el mundo de los contenidos digitales seducidas con cantos de sirena pero sin conocer realmente el mercado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario