30 de marzo de 2012

Los móviles también han transformado la música en África

Dos veces he estado invitado a un festival de música en el Sáhara y las dos veces me lo perdí. La primera fue por un despiste imperdonable: me olvidé el pasaporte y no pude coger el vuelo. Y la segunda fue debido a unos desencuentros de la oficina de prensa que llevaba los asuntos del evento en España y la organización. Me he acordado de esas oportunidades perdidas al descubrir que en el oeste del continente hay un ágil mercado de música digital sin intermediarios, donde las canciones circulan directamente del artista a los teléfonos móviles del público mediante bluetooth. Un mundo al margen de Spotify o Megaupload, donde el oyente tiene el poder absoluto.


Ya hay quien toma el pulso a los sonidos del continente indagando en tarjetas de memoria en lugar de ir a mercados a buscar casetes, viejos vinilos o cdrs. Es el caso del musicólogo norteamericano Chris Kirkley, quien recorrió durante años el Sahel recogiendo las canciones más populares de ese singular mercado de mp3, a veces sin saber su título o el artista que la firmaba. Un material que ha utilizado para crear la serie de recopilatorios Music From Saharan Cellphones, editada en su propio sello, Sahel Sounds.

Pero ese hábitat empieza a estar amenazado por reglas de negocio importadas. Desde hace un tiempo está operando Spinlet, el primer servicio africano de música en streaming para móviles. En realidad se trata de una empresa finlandesa que se ha relanzado trasladando su sede a Lagos, donde han recavado muy buenos apoyos: fueron uno de los patrocinadores del último Felabration y en su presentación en el SXSW se llevaron a Seun Kuti, entre otros artistas. Los 500 millones de teléfonos móviles que se calcula que hay en África ya están en el punto de mira de los inversores occidentales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario